Asaltan una exposición de Arifur Rahman en Noruega

Arifur Rahman en una foto de marzo de 2016

El 1 de marzo de 2017, un hombre irrumpió violentamente en la exposición del dibujante Arifur Rahman “Arif”. Descolgó y se llevó cuatro de las veinticinco obras expuestas, según informó Human Rights Service el pasado 24 de marzo.

La exposición estaba relacionada con los solicitantes de asilo recién llegados a la ciudad noruega de Drøbak.

El hombre, que se comportó de forma amenazante, dijo que los dibujos eran blasfemos. El dibujante cree que otras dos personas, que se encontraban en la entrada de la sala, estaban relacionadas con el atacante.

Dos de los dibujos robados ya han sido recuperados.

Uno de los dibujos robados. Fuente: Amta

Silenciando el ataque

Según el dibujante, ninguno de los organizadores del evento trató de detener a esa persona y denuncia que funcionarios del ayuntamiento trataron de silenciar el suceso.

Además, el ayuntamiento trató de persuadir al dibujante para que no denunciara el robo considerando que el incidente podía afectar  a otros casos de petición de asilo y también podría alterar “la percepción de la población sobre todos los nuevos refugiados que llegaran al municipio”. También señala que el ayuntamiento intentó que los medios locales silenciaran la noticia del ataque.

Arifur declaró que ya no se siente seguro en Drøbak.

Arifur Rahman (TwitterWeb) es un dibujante de Bangladesh exiliado en Noruega. Trabaja como dibujante freelance en periódicos noruegos y estudia 3D y Animación. Ha recibido varios premios nacionales y es el fundador y editor de tOOns MaG.

El dibujante vive en Noruega desde 2010 como invitado de  ICORN  (International Cities of Refuge Network) una organización independiente que ofrece refugio a los escritores y artistas en situación de riesgo.

Perseguido, encarcelado y torturado por unas viñetas en 2007

Tira de Arifur por la que fue juzgado y encarcelado (dos veces). Fuente: web del autor

Arifur Rahman relata así los sucesos que provocaron su huida de Bangladesh.

En septiembre de 2007 se publicó esta tira en un periódico. En la tira, un niño dice que llama Mohammad a un gato.

Debido a este dibujo, hubo una gran manifestación contra mí y mi viñeta. Perdí mi trabajo y fui detenido. Fundamentalistas islámicos consideraron que había insultado a su profeta, pero que no era mi intención. Yo soy de una familia musulmana y nunca quise ofender a nadie.

Exigieron que se me ahorcara. También se dictó una fatwa, me llamaron murtad (apóstata), y en el Islam alguien señalado así puede ser asesinado.

Pensaron que estaba apoyando al dibujante danés que había dibujado a Mohammad en 2005.  Y por eso fui detenido y torturado.

En la comisaría, algunos policías me dijeron que iban a ahorcarme. Estando detenido no pude contactar con mi familia. En la cárcel los fundamentalistas me atacaron varias veces. Me torturaron y sufrí graves heridas en mi oreja derecha.

Fundamentalistas musulmanes me arrojaron excrementos humanos a la cara. Dentro de la prisión trataron de matarme varias veces. Me considero afortunado de estar vivo. En ese momento, mi primo trató de ponerse en contacto con abogados, pero no encontró ningún abogado que quisiera representarme. Fui rechazado por todos.

Tres meses más tarde una abogada llamada Sara Hossain vino a verme a la cárcel. Ella dijo que me representaría en la corte para conseguir mi libertad. Hizo un llamamiento por mí en el alto tribunal, e incluso en el Tribunal Supremo. Finalmente consiguió mi liberación. Eso sucedió el 20 de marzo de 2008.

Estuve en la cárcel  6 meses y 2 días. Fui liberado, pero no del todo. Seguía recibiendo muchas amenazas de muerte de fundamentalistas islámico. Incluso algunos ataques. Todos los periódicos decidieron que no iban a publicar mis viñetas nunca más, así que  trabajé de manera anónima en un estudio de animación. También trabajé como ilustrador de libros.

En 2009 otro tribunal me condenó por el mismo dibujo y me encarcelaron durante otros 2 meses, además tuve que pagar una multa.

En 2009 también encontré mi nombre en un sitio web de la Sharia islámica. Había una lista de 24 personas buscadas, incluyendo Salman Rushdie, y yo estaba en esa lista. Sentí que Bangladesh ya no era un lugar seguro para mí, podía ser asesinado por extremistas musulmanes cualquier momento. No podía quedarme en Bangladesh.

Organizaciones como CRNI  e ICORN me ayudaron  a trasladarme a un país seguro.

El 1 de diciembre de 2010 llegué  a Noruega. Viajé como dibujante invitado a Drøbak por ICORN . Me alegré de llegar a Noruega y poder seguir dibujando y expresando mi opinión con libertad.

 

Viñeta de Arif

Relacionado:

humor-apuros