Publicidad agresiva

Publicidad agresiva

Viñeta del 18/11/2018 en CTXT

No toda la publicidad a la que se llama agresiva es mala. Un ejemplo de publicidad que algunos consideran agresiva, pero que persigue un buen fin, es la de las campañas de tráfico. Lo que no quita que no hayan hecho alguna vez alguno regulero.

Pero, claro, anunciar algo para concienciar sobre un problema social no es lo mismo que intentar vender un producto que produce tanto rechazo como los que intentan vender los chiringuitos de apuestas perfumados de cosa chuli.



Un buen número de famosos se han convertido en la imagen de distintas empresas de apuestas, que se dejan buenas cantidades de pasta en publicidad.

El anuncio al que Carlos Sobera pone cara, no sólo es agresivo en su vertiente mala, también es molesto, estridente, taladrante, viejuno, hortera y manipulador.

Todos esos estados de ánimo por el que el jugador pasa durante el anuncio, y que presentan como algo emocionante que hay que vivir, en muchos casos se convierte en falsa euforia, ansiedad, síndrome de abstinencia y depresión, entre otras cosas.

Sobre la ludopatía y las casas de apuestas ya hay una catarata de artículos que puede consultar.

 

En general tengo poca tolerancia a la publicidad y menos cuando se sirve por bombardeo hasta que no queda medio donde no aparezcan esos anuncios chabacanos e chirriantes doscientas veces veces por hora.

Eso no quiere decir que no me guste la publicidad, incluso me aficioné a ver los maratones de publicidad con lo mejor de los festivales que emitía Canal+, aunque era hacer un poco de trampa ya que entre los que compiten por un premio suele haber muy pocos malos.

Aquellos viejos anuncios

Hubo un tiempo que hasta grababa y montaba anuncios para una tele local por cable. Muchos de ellos incluso tenía que guionizarlos, terminé haciendo anuncios porque allí casi todo el mundo hacía de casi todo y como era el que dibujaba y esas cosas, pues me atribuyeron aptitudes creativas para la publicidad igual que hubieran llamado director de cine a cualquiera que hubiera tenido un Cinexin en su infancia. Con todo, se intentaba hacer un trabajo lo menos indigno posible y muchas veces se conseguía.

El asunto es que no me gustaba nada grabar aquellos engendros que ya parecían viejos hace 20 años. Ahora, estos anuncios de aspecto viejuno y barato parecen querer volver disfrazados de una extraña mezcla de parodia y nostalgia, al estilo de ese de los que venden tu coche.

Tampoco conseguía convencer a los clientes para hacer algo con otro planteamiento que no fuera el de enseñar sus productos, gritar sus precios al tiempo que aparecían en cartelones enormes con el horario de la tienda, dirección, teléfono, número de fax  y más tarde la dirección de su web con hache tetepé y todo.

A uno de los que pude convencer para hacer algo distinto le propuse grabar una serie de spots más cortos, como capítulos de una miniserie pero autoconclusivos. Serían mucho más breves pero todos diferentes y por cantidad sería más probable que el personal tardara bastante más en cansarse que viendo el mismo repetido una y otra vez durante meses. Algunos llegaban a emitirse durante años.

Me harté de darle vueltas al tarro con ideas varias, algunas más divertidas y locas que otras, hasta dibujé varios storyboard. Para no cansarles con detalles les adelanto el desenlace. Creo que, aunque no lo dijeron, todas las partes convinieron que estaba zumbado, como todos los artistas, y se terminó grabando otro anuncio chusco de los de toda la vida.

 

Avenida de las apuestas

Viñeta del 23/09/2018 en CTXT

No hace tanto que las calles de ciudades y pueblos se petaron de sucursales de bancos, que ahora van cerrando, después aparecieron aquellos cajeros de videoclub y se fueron  extinguiendo mientras que las inmobiliarias brotaban a puñaos. Después llegó la invasión de las tiendas de yogur helado, los negocios de fumarros electrónicos y ahora las casas de apuestas se reproducen a la velocidad de la peor de las pandemias.

 En este mapa, encontrado en la web de una de las empresas más populares de apuestas, sólo se muestran los locales de una las cuatro o cinco con más presencia en la calle. Así que el mapa quedaría con muchos más puntos si se añadieran los del resto. Hay muchos más.

Pronto se podrá recorrer España saltando de ludópata e ludópata.

Estas empresas se están gastando ahora más pasta que nunca para dar una imagen de cosa chula, para transmitir que jugar mola. Incluso han recurrido a personajes famosos del deporte y de otros gremios para enganchar a más jugones intentando hacerles creer que controlan el resultado de sus apuestas y que como son jugadores muy listos no tienen tanto que perder.



El resultado es que han creado una nueva generación de apostantes, cada vez más jóvenes y más adictos, que hasta se endeudan con varios créditos rápidos entrando de cabeza en el bucle de la ruina crónica.

Relacionado: Apuestas deportivas: enganchados a un juego al que es imposible ganar

El caramelo de los impuestos

El anterior Gobierno lo tenía claro, la ludopatía era una patología rentable, y premió a las empresas que insuflaban grandes cantidades de billetes a las arcas públicas con una bajadita de impuestos.

Su proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2018 contemplaba una reducción del tipo aplicable a los ingresos netos del juego online. Las empresas dedicadas a los juegos de azar y las apuestas por internet pasaban de pagar un Impuesto sobre Actividades del Juego del 25% al 20% en todo el territorio, excepto en Ceuta y Melilla, donde la bonificación era todavía mayor, allí el impuesto bajaba hasta el 10% de los ingresos netos. (Fuente)

Ahora, Podemos anda negociando con el Gobierno subir los impuestos a las apuestas deportivas y el juego online y propone la subida del Impuesto sobre Actividades del Juego, con exenciones para la Lotería, la quiniela y el cupón de la ONCE porque esos son pequeños vicios asentados y tradicionales.Unidos Podemos también plantea  que la publicidad del juego se trate igual que la del alcohol y el tabaco y se prohíba.

Sea como sea, la publicidad de casinos y apuestas de todo tipo siempre ha dado mucho la vara en internet, aunque no siempre querían gastarse los cuartos. A poco de abrir este blog empecé a recibir muchas ofertas para poner enlaces camuflados a casinos y gaitas de apuestas en los artículos, que siempre he rechazado. Suelen pagar bastante bien, me han llegado a ofrecer hasta 200 dólares por un simple enlace en un artículo, incluso más por añadirlos a un apestoso seudoartículo de spam que enviaban masticado.

La única propuesta que acepté fue esta porque me pareció muy golosa y no podía dejarla pasar. Eso sí, aquella vez fue completamente gratis 😛

 

 

 

Patologías rentables

Viñeta del 06/06/18 en CTXT

Cada año repiten la misma canción: «son los presupuestos más sociales de la historia«.

Haga usted la prueba, busque la frasecita en distintos años y encontrará esta misma afirmación hecha por representantes de gobiernos autonómicos, diputaciones, ayuntamientos y, por supuesto, del gobierno de la nación de turno.

Con tanto presupuesto social histórico, hace décadas que deberíamos estar flotando en el estado de bienestar más extremo y placentero.

Esto es gracias a medidas pensadas para el ciudadano, como la que aparece en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2018 que contempla una reducción del tipo aplicable a los ingresos netos del juego online.

Las empresas que se dedican a los juegos de azar y las apuestas por internet pasan de pagar un Impuesto sobre Actividades del Juego del 25% al 20% en todo el territorio, excepto en Ceuta y Melilla, donde la bonificación es todavía mayor, allí el impuesto baja hasta el 10% de los ingresos netos. (Fuente)

Se supone que la coartada para este arreglillo es “lograr una mayor atracción” de estas actividades a la legalidad. Es decir, en lugar de endurecer las inspecciones y sanciones a los piratas, estafadores y defraudadores, sale más barato y rentable premiar a todo el gremio con una bajada de impuestos gorda y de paso establecer un paraíso fiscal del juego en Ceuta y Melilla como alternativa al de Gibraltar.

Lobby popular

Tampoco hay que pasar por algo la antigua relación de Rafael Catalá Polo, ministro de justicia, con la empresa de juegos de azar CODERE S.A,  de la que fue secretario general desde 2005 a 2011  y del que aseguran que fue el que abrió las puertas de la empresa de juego CODERE a Equipo Económico, antes Montoro y Asociados.

Equipo Económico es una empresa que ofrece servicios profesionales de asesoramiento. Su fundador y presidente ejecutivo es Ricardo Martínez Rico, que ocupó distintos cargos en los Ministerios de Economía y Hacienda durante la última etapa de Aznar, cuando era ministro y hombre de confianza de Cristóbal Montoro. Por algo éste le nombró en 2003 secretario de Estado de Presupuestos y Gastos.

Cuando el PP volvió al poder en 2011 y Montoro volvió a Hacienda repitiendo como ministro, con su colega Ricardo al frente de la asesoría, optó por nombrar a su hermano, Felipe Martínez Rico, como jefe de gabinete.

En 2017, Equipo Económico, refugio para afines del PP,  que algunos señalaban como un «lobby» fue  denunciado por Anticorrupción e investigado por varios delitos, entre ellos los de prevaricación y tráfico de influencias.

 

Un montón de documentales sobre dibujantes