Se busca redactor para periódico online a nivel nacional

redactor

 

En esta casa, como en muchas otras, se busca empleo.

Ayer contestamos a este anuncio  (ver captura) ilustrado con una bonita foto sacada de una tienda de mobliliario de oficina que, aunque breve, contiene una buena cantidad de mentiras.

No cuento nada que no sepan ya aquellos que hayan contactado, las estadísticas del anuncio indican bastante actividad.

295
Esta es la respuesta recibida a la petición de más información y condiciones.

respuesta-trabajo

Piden seriedad aunque provocan risa. Mucho pedir pero nada de dar.

De entrada  el supuesto “periódico online a nivel nacional” se trata de un simple blog.

La consulta de remuneración ha fracasado, no hay. No pagan. 

Pero prometen que pasados unos tres meses, ya si acaso, se verá este detalle sin importancia. Seguro que cuando el negocio florezca el dinero correrá en fajos de no menos de medio kilo.

Se desconoce el tipo de relación laboral que se establecerá, pero se intuye que puede ser ninguna.  Lo importante es empezar a escribir, cuanto antes levantes su negocio, antes podrás obtener beneficios.

Además, si tienes conocimientos de albañilería, fontanería y decoración puedes reformar la oficina en los ratos libres, eso te dará muchos puntos para la promoción interna.

La historia de siempre

Ya sé que no descubro nada nuevo, es solo la versión digital de las prácticas de siempre, gente que habla de negocios que no tiene y que quiere que funcionen con esfuerzo ajeno sin dar nada a cambio.

Pero hace tiempo me propuse no callar ante lo que considero engaños e intentos de explotar a las personas que depositan cierta esperanza en estas ofertas confiando en la veracidad de los anuncios.

Este anuncio es engañoso, porque bajo la apariencia de una oferta de empleo se esconde un absoluto nada, un anuncio basura.

Y es que hay mucho listo con alma de negrero, como este tipo  que quiere hacerse unos bolos y llevarse la mitad del fruto de tu trabajo , o este otro que busca periodistaSEO y ofrece de sueldo unos futuribles beneficios de Adsense.

También están los que dicen que te van a ofrecer formación a cambio de que trabajes gratis, y te lo dicen en latín mal escrito.

O este otro jeta que ya ni se molesta en buscar algún eufemismo para el engaño e invita a  disfrutar como un enano trabajando gratis.

Los portales de empleo y los anuncios basura

011013-portales-empleo

Hace tiempo que me dejé de paños calientes con este asunto. Si huele a basura, tiene aspecto de basura y está podrido, es basura.

La culpa de que se ofrezcan trabajos de mierda no es exclusivo de las empresas. Si bien son los últimos responsables, también tenemos parte de culpa  por no señalarlos, avergonzar a las empresas que los insertan y dejarlos pasar con esa excusa peregrina de “si no te gusta no lo aceptes” . Pero en gran medida también tienen una parte gorda de esa responsabilidad los sitios de anuncios por su distraída manga ancha escudándose en automatismos.

A los desempleados que acuden al Plan Prepara se les aconseja que, como complemento, se inscriban en portales de ofertas de empleo en internet. Pero no avisan de que están llenos de anuncios de trabajo basura, muchos de ellos incluso se bailan un zapateado sobre cualquier legislación laboral existente. Y lo hacen a cara descubierta. Espanta imaginar lo que harán en la intimidad.

Y es que muchas de esas páginas optan por el volumen y se preocupan poco o nada de los explotadores confesos, todo entra porque hay que servir anuncios sea como sea y así disponer del tráfico suficiente que permita hacer rentable el negocio vendiendo servicios “premium”. La ética es algo secundario.

En lugar de buzones para chivatos, bastaría con poner a un par de inspectores revisando la cantidad de anuncios basura que existen.

Vivo con personas que buscan empleo de forma activa, de cada 50 correos que se reciben en un par de días, tras inscribirse en casi todas las páginas de anuncios existentes,  apenas 2 de las ofertas que llegan son dignas de prestarles el beneficio de la duda. El resto no suelen coincidir en nada con el perfil o son tareas extrañas no remuneradas (que algunos portales de anuncios llaman “proyectos”, para cubrirse la espalda).

Al día siguiente se repiten casi todos los anuncios.

Aquí un ejemplo de basura, que casi no hace falta comentar. Jornada intensiva sin cobrar hasta que haya beneficios.

anuncio-peq

 

En esta ocasión la página que alojaba el anuncio respondió rápido y lo retiró admitiendo el basureo.

Pero se publicó y estuvo cinco días visible. Siete personas se interesaron por él.

¿Alguien cree que hubiera sido retirado si todos optásemos por esa pose equidistante de “si no te gusta no lo aceptes“?

respuesta-anuncio
En agosto se pudo ver este otro anuncio.

Se busca periodista copypaster freelance con tres idiomas para explotarlo a base de bien por 200 putos euros al mes.

Fue retirado a los pocos días, posiblemente por el ruido de los que consideraron que era lo que parecía y a lo que olía.

Mil Anuncios no es una empresa pequeña, se anuncia en televisión.

anuncio-basura
 

 

Finalmente encontramos que las webs de anuncios de trabajo  descargan  parte de su responsabilidad más  importante en los usuarios pidiendo que se les avise de estos anuncios basura. Esta conversación resume muy bien esas prácticas.

anuncios-trabajo
 

 

Se me ocurre que, si las empresas pueden redactar anuncios de este palo y los portales de empleo los publican, podríamos insertar uno de demanda del tipo:

“Se ofrece trabajador para escaquearse a jornada completa, insultar al jefe y robar la mercancía”

Y si no les gusta, que no lo acepten.

Porque no hay ninguna diferencia.

Lavadora 5

Las luces, en sincronía con unos chanchanes que retumban en los altavoces de la sala anuncian la llegada de Roberto Pérez, CEO de electromésticos Pérez,  que sube  al escenario entre aspavientos y saltitos epilépticos con una sonrisa plastificada.

Los flashes iluminan el inmenso logotipo central, es la P de Pérez , creando un nuevo sonido ambiente al mezclarse con los aplausos,  wow´s , yujus del público que abarrota el polideportivo municipal.

Se presenta la nueva lavadora de quinta generación, es un poco más grande que su predecesora, pero no importa. Si hay que hacer obras en la cocina, se hacen.

Cientos de periodistas especializados en electrodomesticología de todo el mundo llevan meses anunciando el inminente alumbramiento de la nueva, potente y revolucionaria máquina de lavar, que en unas horas estará en los escaparates de las tiendas.

Parece absurdo, pero es que lo es.

Sustituya lavadora por el último modelo de coche, aparato de televisión, chanclas de playa o teléfono. No hay diferencia.

Los cometarros comerciales de toda la vida, ahora llamados keynotes, presididos por los cuentacuentos de  siempre, ahora llamados storytellers, son la confirmación de que aquello que muchos llaman evento tecnológico no es más que la escenificación en directo del publireportaje de la teletienda , convertido ahora en noticia por deseo vital del consumidor.

Tienen más dignidad los jubilados que son llevados en autocares, como ganado, a una ciudad que no ven, para ser encerrados en un hotel durante horas y recibir una charla que tiene como único objetivo venderles un colchón dermoecléctico, una cafetera homeopática o un edredón de pelo de ñú albino.

Al menos ellos ya saben a lo que van sin tener que llamarlo actividad cultural.