Repartiendo en Amazon

Repartiendo en Amazon

Viñeta del 18/07/2018 en CTXT

La huelga en Amazon está teniendo réplicas por distintos países europeos. En Madrid, durante la segunda jornada de huelga que coincidía con el Amazon Prime Day, la policía repartió palos y dos trabajadores fueron detenidos.

Hay que recordar que la primera huelga en Amazon fue en España.

Algunos siguen desviando el debate sobre los derechos laborales, la explotación de estas empresas neocuquis a sus trabajadores y su insistencia en crear un panorama cada día más cercano a sistemas feudales con el argumento absurdo de que para poder comprar “barato” y rápido la cosa debe ser así y que con eso de quejarse el que va a perder va a ser el consumidor.

Son las víctimas de un nuevo estado agéntico empresarial creado por multinacionales que aspiran a  imponer las normas de su negocio por encima de las leyes de los países con el único fin de satisfacer sus previsiones de beneficios, cada día más y más altos.

Viñeta del 04/02/2018 en CTXT

Estas organizaciones, y sus palmeros voluntarios, se están empleando a fondo para infantilizar y retorcer tanto la definición del mercado laboral que pretenden que cualquier acción de protesta o reivindicación sea vista como un ataque a la economía. A la suya, claro. A esa nueva economía del traga y calla que son nuevos tiempos. Te explotamos con una sonrisa, así que no pongas mala cara.

Mientras tanto, muchos medios, que dicen dedicarse a “la información”, siguen sobando el lomo a Amazon a cambio de unas migajas.

Relacionado: ¡Bienvenida, clase obrera! Huelgas simultáneas en Amazon Europa por Josefina L. Martínez.

 

Revolución

La viñeta del 04/02/2018 en CTXT

Tras el revuelo de la patente de la pulsera de Amazon, la empresa desmintió que pretendieran “rastrear” a sus empleados y matizó que su dispositivo estaba pensado para facilitar la tarea de los trabajadores del almacén. Sale así al paso diciendo que se trata un simple escáner de muñeca.

“La especulación sobre esta patente es errónea. Todos los días, en empresas de todo el mundo, los empleados usan escáneres de mano para verificar el inventario y cumplir con los pedidos. Esta idea, si se implementa en el futuro, mejoraría el proceso para nuestros asociados. Al mover el equipo a las muñecas de los asociados, podríamos liberar sus manos de los escáneres y sus ojos de las pantallas de los ordenadores”.

Estas polémicas, aunque puedan parecer ruido apresurado, tienen su parte positiva. Así se lo piensan, por si tenían en mente añadir algunas funciones díscolas a ese escáner-pulsera.

El Gobierno italiano rechazó enseguida la supuesta idea de que los trabajadores llevaran una pulsera registrando sus movimientos porque va contra la ley.

Ya hay demasiadas nuevas normas de empresa convertidas poco a poco en “nuevas leyes” privadas que ayer nos parecían poco probables, incluso imposibles, y que se han ido normalizando disfrazadas de falsos adelantos tecnológicos, como lo fue en su día la disponibilidad por conexión 24/7 o la dependencia de una aplicación encasquetada en el brazo como estrategia para que corras con todos los gastos de currar haciéndote creer que eres autónomo, libre y emprendedor.

Cuando sea tarde, no bastará con recurrir al placebo de echar una firma en el agujero negro digital de los deseos.