Viñetas y muerte, el caso Al-Azar

Esta historia comienza con un accidente.

El sábado 1 de marzo, durante las celebraciones del Carnaval de Oruro (Bolivia) una pasarela se desplomaba sobre un grupo de participantes en la entrada de carnaval, un multitudinario desfile que congrega a miles de personas.

En el accidente murieron cinco personas, cuatro de ellas pertenecían a la banda musical Espectacular Poopó y una quinta fallecida era una espectadora. El derrumbe también dejó decenas de heridos.

El jueves 6 de marzo, Alejandro Salazar “Al-Azar” (Cochabamba-1959)   dibujó esta viñeta alusiva que se publicó en el periódico La Razón y que aún puede verse en la edición digital de ese día.

carnaval

Viñeta de Al-Azar

El autor simplemente intentó reflejar lo sucedido, la fiesta continuó, una viñeta editorial en la línea del autor.

Reacciones

Lo que sucedió después es algo que podría suceder en cualquier país, de hecho sucede y seguirá pasando. Cuando la muerte, eso tan inevitable como cotidiano aparece, se activa una serie de mecanismos basados en leyes no escritas que parecen autorizar a algunos a apedrear a otros por sus opiniones.

Y aquí los dibujantes de viñetas suelen salir casi siempre perdiendo cuando no se mueven dentro de lo socialmente impuesto.

Personas y colectivos se sintieron ofendidos, pero en algún momento se descontrolaron las reacciones.

Autoridades de Oruro protestaron por la viñeta. El gobernador, la alcaldesa, el presidente del Concejo Municipal, el presidente del Comité Cívico y la Federación Departamental de Cooperativas Mineras elevaron sus quejas a La Razón, indignados por el dibujo.

naricesla Alcaldesa de Oruro , Rossío Pimentel Flores, hasta se permitió  el lujo amenazar al dibujante en nombre de su ciudad con esta peligrosa advertencia:

“Si alguna vez , el dibujante de marras, aparece por esta ciudad será tratado con desdén y descortesía”.

naricesLa representante de la Defensoría del Pueblo, Clotilde Calancha, consideró que la viñeta atentaba contra “los derechos culturales de Oruro”, y lo expresó así:

“Yo creo que el humorismo es una forma de hacer periodismo y de llegar a la población, pero creo que todo tiene un límite, no podemos nosotros permitir que bajo temas humorísticos como estas caricaturas, que fueron publicadas, atenten primero a la dignidad de un colectivo como somos toda la población de Oruro”

“Esta es una forma de atentar a los derechos culturales que tienen los orureños, porque el Carnaval, Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, es una fiesta cultural, trascendental, universal y eso no puede ser porque si bien el humorismo es una forma de realizar periodismo, también tiene que existir análisis en lo que se hace en un momento de dolor como el que pasó con la caída de la pasarela”.

naricesEl presidente de la Federación Departamental de Músicos Profesionales de Oruro, Gonzalo Choquehuanca, dijo:

“Acá tenemos imágenes satánicas que este periodista (Alejandro Salazar) prácticamente ha tocado los corazones y ha hecho mucho daño a los músicos por eso vamos a pedir la expulsión de este mal periodista”.

Y refiriéndose a otros medios añadió: “decirle  a otras redes nacionales que no toquen ¡carajo! nuestro Carnaval, que Oruro se respeta y los músicos se respetan”. 

naricesEl diputado de Convergencia Nacional (CN), Franz Choque, también envió una carta a la directora del medio en estos términos:

“Se publica una caricatura que consideramos ofensiva hacia el carnaval de Oruro. Dicha publicación ridiculiza y ofende un hecho trágico y luctuoso acontecido en el Carnaval de Oruro 2014”

Este misma persona también dijo que “los dirigentes no se responsabilizarán de las acciones que asuman los sectores sociales”. (Otro peligroso mensaje).

En sus cartas, todos decían más o menos lo mismo: el Carnaval de Oruro es intocable, la máxima expresión del folklore nacional, único en el mundo, patrimonio de la humanidad y además consideraban que aquello era un insulto y una burla a los fallecidos y sus familiares.

 “Atenta, denigra, humilla, ofende” no solo al carnaval, sino “a todo un pueblo”.

Mineros cooperativistas intentaron impedir la distribución y venta del periódico exigiendo una disculpa de la directora del medio, Claudia Benavente. Incluso llegaron a  a amenazar al diario con cerrar sus oficinas y quemar  sus ejemplares.

También pidieron sanción para Al-Azar “empleando la ley para sentar un precedente”, llegando a fijar un límite de 48 horas para que se cumplieran sus exigencias, de lo contrario:

 “Nos veremos forzados” a tomar medidas drásticas. O peor: “si vemos circulando La Razón en Oruro, los vamos a quemar hasta que pidan disculpas”. 

Me pregunto qué hubiera podido pasar si la viñeta, en lugar de un periódico, se hubiera publicado en un blog. ¿También hubieran amenazado al dibujante con quemarle las páginas del blog?

la Asociación Nacional de la Prensa (ANP) salió al paso con un comunicado, cuando menos ambiguo, en el que hacía un muy tibio “llamado fraterno al diálogo y la comprensión mutua entre partes”.

No hubiera estado de más que, en lugar de andarse con paños calientes,  hubiera contenido también una condena más contundente y un rechazo frontal  a las amenazas además de un apoyo sin concesiones al medio ante las  amenazas de impedir su difusión.

anp-comunicado

 

Como vemos, todo esto se produce sin que nadie haga uso de leyes de ningún tipo para argumentar y legitimar sus acciones,  todas los discursos se construyen a partir de opiniones personales o consideraciones morales.

Pero antes de que apareciera el fuego justiciero vengador de los cabreados, el domingo 16 de marzo llegaron las disculpas del diario. Es muy curioso que un medio sea obligado a disculparse “con una ciudad”. Algo muy ambiguo, relativo e intangible.

Las disculpas

Además de las disculpas ofrecidas por la directora de La Razón, se hace una valiente defensa del dibujante desde algunas columnas de opinión en este y en otros medios.

disculpas-cartas

Junto a las disculpas se publican algunas cartas con las quejas llegadas al periódico .

pdf-2 Ver/descargar página completa. PDF. 3,32Mb

 

Muestras de apoyo

Varias iniciativas de apoyo se pusieron en marcha. En una de ellas, a través de la página de Facebook “Todos con Al-Azar” (ya cerrada tras cumplir con su cometido)  artistas  de varios países, entre los que se encontraba sólo un español, Carlos Giménez,  mostraron su apoyo al dibujante publicando versiones de la viñeta y mensajes de solidaridad y defensa de la libertad de opinión y expresión.

pdf-2 Finalmente, el 28 de abril, se publicó y presentó  un libro gratuito de 100 páginas editado por el proyecto de periodismo digital “La Pública” (Twitter) con más de 60 dibujos que reune los apoyos y opiniones, la publicación puede descargarse aquí. 4,23 Mb (PDF)

portada-todos-con-al-azar

narices Viñetas alusivas recopiladas en este blog.

elmer

Viñeta del dibujante  Elmer Sosa (México) publicada el 21 de marzo en el diario Cambio

 La alcaldesa rechazó la posibilidad de dimisión  declinando cualquier responsabilidad,  finalmente tres funcionarios de la comisión técnica del Gobierno Municipal fueron detenidos preventivamente e imputados como presuntos responsables del colapso de la pasarela.

narices-verdeAgradecimiento a Claudia Benavente y Rubén Atahuichi del diario La Razón por su  ayuda para la elaboración de este texto y facilitar el contacto con Alejandro.

Entrevista a Alejandro Salazar “Al-Azar”

salazar
Salazar , diciembre de 2011. Suplemento Animal Político. Foto: La Razón/archivo
Nacido en Cochabamba (Bolivia) en 1959. Se dedica al  humor gráfico político desde 1994 y ha publicado  en el periódico La Razón, periódico La Prensa, semanario Pulso, periódico El Día.
Actualmente trabaja en el Periódico La Razón, haciendo la viñeta editorial 4 días a la semana y un dibujo en página entera para el suplemento “Animal Político” los domingos.
jr-respuesta¿Desde cuándo trabajas para La Razón?
alazar: Trabajo en la Razón desde 2011, o sea ya son tres años
jr-respuesta:  ¿Cómo has gestionado esta cadena de acusaciones y ataques? 

alazar: Pienso que este tipo de reaciones son parte del riesgo profesional cuando uno hace  trabajo honesto y profesional,  ademas me considero parte de un equipo y por lo tanto acepto mi responsabilidad cuando emito mis opiniones pero también considero que el equipo tiene su parte de responsabilidad.

jr-respuesta: Aunque también te han señalado en las críticas, la mayor parte de las quejas se dirigen al diario ¿te ha sucedido algo similar con anterioridad?

alazar: Si, algunos dibujos han causado reacciones parecidas, quizá con menos intensidad.

jr-respuesta¿Has recibido directamente alguna queja, crítica o amenaza de algún tipo?

alazar: Directamente no he recibido amenazas, sin embargo en la página de Facebook hay toda clase de insultos contra mi persona, pero también hay críticas respetuosas y apoyos francos.

jr-respuesta: Sabemos que todo el debate está entre la intencionalidad y las sensibilidades heridas según las distintas interpretaciones de la caricatura, algo siempre inevitable, pero ¿ cuál es el mensaje exacto que pretendías transmitir con tu viñeta?

alazar: Como sabes, en dibujo no hay una interpretación única y definitiva, te escribo la que se me ocurre ahora. El carnaval es una fiesta para celebrar la vida, donde se baila, se come, se bebe y se cometen algunos excesos, eso esta bien. Pero ese día en el carnaval de Oruro la muerte venció a la vida y salió a festejar su triunfo.

jr-respuesta: ¿Crees que la libertad de expresión de los viñetistas en Bolivia goza de buena salud?

alazar: A pesar de estos incidentes soy optimista y creo que todavía es posible trabajar con libertad. Sin embargo en un año electoral las condiciones pueden variar.