Llamada a dibujantes para pedir la liberación de Ramón Esono

Viñeta para la campaña #FreeNseRamonVer galería de ilustraciones

 

El dibujante y activista Ramón Esono Ebalé lleva 51 días encarcelado en Guinea Ecuatorial. El 16 de septiembre de 2017 fue detenido bajo acusaciones de falsificación y de blanqueo de dinero aunque antes fue interrogado sobre sus dibujos críticos con miembros del gobierno en presencia de testigos.

La familia y varias organizaciones cuestionan esas acusaciones y sospechan que han sido fabricadas como excusa para silenciarlo y encerrarlo y desde el primer minuto están peleando por su liberación.

Ramón sigue encarcelado en Black Beach, una de las cárceles más duras del mundo sin cargos formales ni garantías de un proceso justo y sin información sobre cuándo será liberado.

Ahora, EG Justice y CRNI Cartoonists Rights Network International (Red Internacional de Derechos de Dibujantes) junto con una coalición de organizaciones internacionales invitan a dibujantes y artistas alrededor del mundo a apoyar la campaña #FreeNseRamon para pedir su liberación.

Demuestra tu apoyo a la liberación de Ramón compartiendo tu ilustración con el hashtag: #FreeNseRamon

Ramón Esono Ebalé

Los organizadores de la campaña insisten en que el único objetivo es la liberación de Ramón Esono porque lo consideran inocente. Esta llamada  a la acción pretende ser una llamada de atención y no piden viñetas que critiquen a oficiales del gobierno en Guinea Ecuatorial porque no quieren hacer nada que ponga en peligro su caso.

Las viñetas e ilustraciones  seleccionadas será expuestas en la página de la campaña#FreeNseRamon de EG Justice.

La campaña comienza hoy y permanecerá activa hasta que Ramón sea liberado.

Más información:

Web de la campaña FreeNseRamon en español

Jamón y Queso, página sobre la obra de Ramón

Info sobre su detención en EGJustice

Info de la campaña en CRNI (en cuatro idiomas)

2017 Award for Courage in Editorial Cartooning

Este fin de semana Ramón Esono recibió el premio al valor  “2017 Award for Courage in Editorial Cartooning” que entrega CRNI.  El acto se celebró en la convención anual de la AAEC  (Asociación Americana de caricaturistas editoriales) en Nueva York.

En ausencia de Ramón, el premio fue recogido por su mujer Eloisa Vaello Marco y su hija.

Premio Ramón Esono Ebalé

Matt Wuerker, viñetista en POLITICO, entregando el premio

 

Brigada de los límites del humor

Límites del humor

Viñeta del 04/11/2017 en CTXT

Cinco sindicatos de policías nacionales, CEP, SUP, UFP, SPP y ASP NP, han presentado una denuncia por injurias contra la revista El Jueves a cuenta de este artículo satírico/de humor/ficción/con situaciones imaginarias de los mundos ilusorios del chiste titulado “La continua presencia de antidisturbios acaba con las reservas de cocaína en Cataluña“.

El director de la revista, Guillermo Martínez-Vela, ha sido citado como investigado (eso que antes se llamaba imputado) por el titular del juzgado de instrucción 20 de Barcelona para el miércoles 8 de noviembre y hacer la cosa de las diligencias previas por un delito de injurias.

Espero que se resuelva como suelen / solían resolverse estas cantinfladas, que termine en nada y hagamos muchos más chistes para celebrarlo.

Aquí una entrevista a Martínez-Vela en EiTB sobre el asunto

Actualización 8 de noviembre:

Tras interrogar al director, la jueza imputa, también por injurias, al autor del texto y subdirector de “El Jueves,  Joan Ferrús.  Ambos quedan investigados por injurias.

Relacionado:

Vagos y maleantes 2.0

Poniendo límites al humor: cuando las bromas son ilegales

Ver más de cien casos por todo el mundo:

humor-apuros
¿Quieres recibir los nuevos artículos del blog en tu correo cuando se publiquen?

Detienen a un dibujante indio acusado de difamar a las autoridades

G.Bala

Viñeta por la que ha sido detenido G.Bala

El dibujante y periodista indio G. Bala  (Twitter) (Bombay, 1980)  fue detenido el domingo 5 de noviembre en Tamil Nadu por una viñeta que las autoridades consideran obscena y difamatoria.

La imagen de G. Bala presenta al ministro jefe Edappadi K. Palaniswami junto a otros dos integrantes de la policía y la administración del distrito de Tirunelveli desnudos y tapándose sus partes con un fajo de billetes mientras un niño muere, o está muerto, todavía en llamas a sus pies.

La viñeta hace referencia al trágico suceso del pasado lunes 23 de octubre cuando un hombre, que supuestamente estaba siendo acosado y amenazado por prestamistas, se roció junto a su familia con 5 litros de queroseno y se prendió fuego frente un edificio oficial como protesta contra la inacción de la policía en la práctica de la usura en Tirunelveli.

El dibujante G. Bala (Facebook)

 

La joven, Subbulakshmi (25), y sus dos hijos, Mathi Saranya (4)  y Akshaya Bharanitha de (18 meses) murieron ese día a causa de las graves quemaduras. El padre, Esakkimuthu (28), que se encontraba en estado crítico, falleció el miércoles 25 de octubre.

Gopi, hermano de Esakkimuthu, que lo acompañaba ese día declaró:

“No esperaba que daría el paso tan extremo de matar a su familia y prenderse fuego. Cuando volví de tomar una taza de té, la familia de mi hermano había sido reducida a cenizas”.

Esakkimuthu había presentado hasta seis reclamaciones entre septiembre y octubre acusando a Muthulakshmi, la prestamista, de exigirle intereses desorbitados por el dinero prestado, pero la policía seguía manteniendo que la deuda era legítima y que Esakkimuthu debía pagarla. La familia culpa ahora a la policía de no actuar a tiempo contra la prestamista.

Finalmente la policía emprendió acciones contra a la prestamista, su marido y su cuñado por inducción al suicidio y aumento ilegal del interés en el préstamo.

Obscenidad y difamación

Bala publicó la viñeta la noche del 24 de octubre en Facebook y enseguida fue compartida por más de 38.000 personas. El recaudador del distrito informó del asunto al Secretario Jefe y el Director General de la Policía (DGP) ordenó su detención.

Viñeta relacionada con la detención de G.Bala por Manjul en Firstpost.

 

Bala fue detenido en virtud del artículo 67 de la Ley de Tecnologías de la Información, que sanciona la “publicación o transmisión de material obsceno en forma electrónica” y de la Sección 501 del código penal de la India: “impresión o grabado de material considerado como difamatorio”.

El Press Club of Chennai ha anunció una manifestación en la capital del estado para el lunes 6 de noviembre como protesta por la detención del dibujante.

Y así fue, además de llamar a la movilización, el lunes colgaron dos grandes pancartas con la viñeta de G.Bala en la fachada de su sede.

Foto: Shabbir Ahmed

 

El mismo día, lunes 6 de noviembre, G.Bala fue puesto en libertad bajo fianza.

Sus primeras palabras tras ser liberado fueron que seguirá dibujando viñetas y señalando los errores del gobierno.

 

 

Relacionado:

humor-apuros
 

Dibujantes despedidos

Viñeta del 28 de octubre en Patreon

A los dibujantes se les suele despedir por hacer lo mismo para lo que fueron contratados, basta que la empresa decida dar un quiebro editorial para mandarlos a la calle. Aunque habría que matizar que tampoco se puede llamar despido como tal, porque la mayoría no tienen un contrato que se pueda extinguir, por lo que sale muy gratis despacharlos.

No nos engañemos demasiado. Los que nos dedicamos a esto del garabato a veces parecemos un club de plañideras, pero hasta las plañideras cobraban mejor por los llantos.

Lo nuestro está más apretado. Seguimos buscando la risa/sonrisa/reflexión aunque el panorama laboral sea un erial que amenaza a desierto.

Este año está siendo malo para los obreros de la viñeta. Los dibujantes, igual que el resto de currantes de los medios, han tenido que ir sobreviviendo bajo una lluvia de despidos y recortes. Las bajadas de sueldo nos han precarizado aún más, si es que aún había margen para rascar.

En febrero de 2017, La Vanguardia prescindió de Miguel Gallardo  y Josep Maria Rius i Ortigosa “Joma”, dibujantes que colaboraban desde hace años en el diario. Sus colaboraciones fijas pasaron a ser esporádicas, a capricho de las necesidades del periódico. Y ya sabemos como acaban estos ajustes. En diciembre de 2013 ya hubo otra tanda  (captura) de despidos “de aquella manera”, por Whatsapp  –  (Captura)

Octubre empezó mal, se llevó por delante a algunos más. Ernesto Rodera anunció el día 3 que esta era su última viñeta porque en CTXT tenían que ‘recortar nóminas’,  la colaboración no llegó a cumplir un año. Rodera publicó su primera viñeta en CTXT el 10 de noviembre de 2016.

Última viñeta de Rodera en CTXT

 

Pocos después, el día 10 de octubre, Ferran Martín contaba que República prescindía de sus viñetas tras casi cuatro años de relación y anunciaba (captura) que pasaba a ser #HumoristaDisponible

Última viñeta de Ferran Martín en República

 

El 31 de octubre, Eneko las Heras  contaba que el diario 20 Minutos le había comunicado que prescindía de sus dibujos después de 17 años de viñetista en el periódico, que desconocía el motivo concreto y que tampoco preguntó. También añadió que algunos dibujos  (captura) ya no se habían publicado en papel durante las últimas semanas.

Última viñeta de Eneko en 20 Minutos

 

Estos son sólo algunos de los tenemos noticias, bien porque son más populares, tienen más visibilidad o alguien se preocupa por difundir su situación, luego están los que se van cantando bajito y van perdiendo espacios donde trabajar, pero no nos enteramos.

Lo que no contamos

Hemos normalizamos la precariedad, no sólo los dibujantes, todos. Nos han ido colando el discursito ese del freelance autosuficiente y toda esa mierda posmoderna de la cancamusa del emprendedor que puede trabajar en cualquier sitio del mundo a golpe de clic y algunos han llegado a creer que iban a llover longanizas de las gordas. Y si no consigues buenos encargos será siempre culpa tuya. Algo te falta o te falla, no eres bueno o hay otro mejor.

La realidad es mucho menos romántica. La mayoría de los autores son/somos autónomos sin más recursos e infraestructura que la mesa en casa y el lápiz.

Muchos de los que conozco necesitan currar para dos, tres o más cabeceras para juntar algo que se parezca a un sueldo. Y cuando un cliente se cae suelen quedarse en una situación cercana a la miseria. Algunos afortunados consiguen conservar varias colaboraciones y pueden aliviar el hachazo con otras ñapas, relacionadas o no con el viñeteo.

Pocos tienen un contrato, ni mercantil, que al menos les asegure cierto compromiso en tiempo y los precios a la pieza han bajado hasta parecerse a tarifas de hace  15 o 20 años. Otra lucha es la de la agonía del clic, ya hay gente currando bajo la sombra amenazante del cumplimiento de objetivos de tráfico.

Y el racaneo, el racaneo que no falte para seguir normalizando esa losa interesada de que con la tripa vacía se crea mejor y la monserga de que hay que promocionarse a base de regalar horas de trabajo para que se lucren cuatro listos.

Es habitual recibir propuestas de colaboración en las que el que hace la oferta está convencido de que  “colaboración” y “trabajar gratis” es la misma cosa, palabras gemelas e inseparables. Eso sí, con imposición de periodicidad y todas las obligaciones que quiera imaginar el medio que propone la colaboración. Así, ante la dificultad de “meter cabeza” y encontrar hueco donde publicar, no son pocos los que aceptan con la esperanza de que con el tiempo recibirán un pago decente “cuando la cosa funcione”.

Ya no estoy seguro de si hay más dibujantes que medios donde currar o menos vergüenza que ganas de tratar a los trabajadores con un mínimo de respeto.