Publicidad. clic para info

Pencil Monográfico No Ley Gallardón El Joneito Enviar a Divoblogger Enviar a Facebook Twitter-tonter-follow Un Meneito

no-ley-gallardon

noleygallardon

firmas

La revista Trasversales@trasversales ha presentado hoy el monográfico #NoLeyGllrdn, son 145 páginas contra la ley del aborto y en defensa del derecho de todas las mujeres a decidir sobre su maternidad en el que he colaborado.

Decenas de personas entre autores y colectivos a través de diferentes expresiones creativas como la escritura, el dibujo, la poesía, la pintura, el diseño gráfico, viñetas o la fotografía dan forma a esta publicación.

Esta edición digital monográfica se distribuye para libre y gratuita circulación y almacenamiento privado o público como objeto único e indivisible.

Puedes descargarlo desde la revista o desde aquí mismo:

pdf-2 PDF 34,5Mb


Pencil Si no lo contamos, no existe El Joneito Enviar a Divoblogger Enviar a Facebook Twitter-tonter-follow Un Meneito

040414-agresiones-periodistas

osce

“Si no lo contamos, no existe”. Así rezaba aquel lema de Reporteros sin Fronteras, pero contarlo sin profundidad y olvidarse pasados unos minutos tampoco le da mucha existencia a determinados sucesos.

Así de explícitos  se mostraban en la OSCE sobre las agresiones a periodistas. Inaceptable. 

Pero no todas las reacciones han sido tan contundentes, entre las tibias y las inexistentes también han aparecido las habituales de desprecio y ninguneo, no solo al trabajo,  también por extensión a toda persona aporreada sin motivo, simplemente por estar ahí.

Hasta han aparecido los habituales acaparadores de los circos tertulianísticos a sugerir  que se trata de informadores de chichinabo, elementos de medios “pequeñitos”, actores  insignificantes.

Incluso hay quien opina que someterse a la mirada de organismos europeos de seguridad y cooperación es aceptar ser tratados como “república bananera“. Lo dice la misma persona que hoy tiene a sus pies todos los altavoces mediáticos para argumentar y defender sus salidas de tiesto.

Ahora comparen esta sumisa alfombra informativa que se le tiende, con el seguimiento y número de apariciones en los mismos medios de las personas que sufren agresiones por parte de la policía. Y sí, ambos asuntos tienen mucha relación, porque hablan de como se configuran los medios para arropar a determinadas personas o colectivos y arrumbar a otros. Y  sobre como eso que llaman “actualidad” puede tragarse cualquier historia hasta hacerla casi invisible.

prensa

Nuevamente se han abierto debates absurdos sobre la uniformidad de los informadores, cuando estas personas llevaban sus identificaciones colgadas del cuello, cascos, cámaras, pegatinas y demás pertecho propio del que va provisto de la cacharrería de trabajo.  Y se ha vuelto a hablar del  chaleco blanco que no es más que un distintivo voluntario,  ni obligatorio, ni oficial, que  no sustituye a ningún documento de identificación.

Pero el mensaje que van sembrando parece querer  decir que hay una  jerarquía de clases.

Por un lado los medios “que se portan bien” y por otro todo lo demás,  los medios-medios de verdad y luego el resto. Y todo ese resto es tratado, en muchas ocasiones, como supuestos activistas en su acepción peyorativa, alborotadores, instigadores o bultos molestos que entorpecen el trabajo de la policía con la oscura intención de mostrar solo lo más feo.

Y un  tercer gran grupo,  el de ciudadanos civiles apaleables sin necesidad de explicaciones.

Cualquiera que sepa en que consiste realmente el trabajo de un gráfico sabe que esto no consiste en plantar la cámara en un balcón como si se tratara de registrar el paso de un desfile programado, como parecen sugerir algunos agentes con su tradicional “estamos trabajando”. Para ellos el derecho al trabajo va por barrios.

Me paseé durante unos años con una cámara al hombro por acontecimientos de todo tipo y en casi todos ellos era necesario estar allí donde sucedían, lo más cerca posible. Aún más en situaciones como estas donde, como en una guerra, suceden muchas cosas al tiempo.

Elaborar ciertas informaciones sin disponer de las imágenes que certifican lo que se quiere contar no solo pone en peligro la historia, también la credibilidad, bastante tiroteada ya,  de los que tienen la misión de contarla.

280214-multa-foto-alvaro-luna

Cuatro de estas personas agredidas han presentado una denuncia ante el juzgado por agresiones de la UIP porque, además de la agresión inicial,  las siguientes se produjeron cuando los compañeros del caído por los golpes de la policía acudieron a auxiliarlo.

Y no se ha visto ningún gesto de disculpa o ejercicio público de autocrítica saludable y necesario, son cosas del oficio, unos hematomas de nada fruto de la “confusión” (la suya, claro). Así es como despachó el director general  de la policía, Ignacio Cosidó el asunto.

“En esas situaciones de tensión no es fácil distinguir a un periodista de una persona que está, incluso a veces, agrediendo a la Policía”

Lo peligroso de este discurso es que alimenta que los palos para cualquiera se vayan normalizando.

periodismo

Quizá terminen obligando a llevar una luz homologada,  giratoria e intermitente en la cabeza a todo aquel que no quiera ser identificado y tratado de entrada como radical violento.

Y es que otra respuesta y explicación más equilibrada afectaría a su principio mal entendido de autoridad y su unilateral forma de administrarla. Es un gremio el que el corporativismo es llevado al extremo, en el que parece una humillación admitir errores, al que hay que alabar siempre y por encima de cualquier irregularidad o mala práctica manifiesta.

libertad-prensa

naricesLista de periodistas y fotógrafos agredidos, retenidos o detenidos


Pencil Caminos El Joneito Enviar a Divoblogger Enviar a Facebook Twitter-tonter-follow Un Meneito

310314-autopistas-peaje


Pencil Rescate de autopistas de peaje El Joneito Enviar a Divoblogger Enviar a Facebook Twitter-tonter-follow Un Meneito

euribor-rescate-autopistas-jrmora

La viñeta de la semana en euribor-blog

Lea usted sobre el rescate de autopistas de peaje donde más le guste.


Pencil Caricaturas y antorchas El Joneito Enviar a Divoblogger Enviar a Facebook Twitter-tonter-follow Un Meneito

al-azar-bolivia

Después de escribir la historia de las diferentes reacciones a la viñeta de Alejandro Salazar sobre al accidente en el Carnaval de Oruro (Bolivia). Desde el diario  La Razón me pidieron que les enviara mi opinión  y la acompañara de una viñeta.

Esta es la imagen que aparecerá junto al texto en la edición impresa.

Caricaturas y antorchas

La libertad de expresión puede causar molestia, sobre todo entre los que creen que pueden manejarla

La polvareda que levantó la viñeta de Alejandro Salazar  sobre el Carnaval Oruro publicada el 6 de marzo en La Razón me llamó mucho la atención, sobre todo por las diferentes reacciones airadas de unos, con un marcado acento de amenaza, y las débiles y tímidas de otros como la de la Asociación Nacional de Prensa Bolivia (ANP).

En el reparto de libertades es tan lícito y natural dibujar sobre cualquier asunto como opinar que lo dibujado nos parece deleznable. Así es el juego cuando es justo y ahí se debería quedar todo. Al final, una viñeta editorial no deja de ser una opinión más, sujeta a crítica como cualquier otro contenido. Y la crítica y su libre circulación, que tantas veces es vista con malos ojos, no deja de ser un síntoma de salud democrática.

Lo que se suele juzgar es la intencionalidad, y cuando las interpretaciones retorcidas aparecen, el diálogo salta por la ventana. Presuponer que el autor perseguía el escarnio burdo, la burla malintencionada, el daño gratuito o el desprecio al dolor es también doloroso. Y triste.

La mezcla de realidad y ficción, que no dejan de ser recursos humorísticos, suele confundir a aquellos lectores poco educados en el género que creen que una caricatura no es más que una simple burla. Nunca querrán entender que las viñetas no son tan diferentes a una pieza informativa, una columna de opinión o una fotografía, con la salvedad de su brevedad e inevitable simplismo a la búsqueda de esencia. No obstante pueden quitar hierro a escenas crudas, señalar otras realidades que a veces se nos niegan o invitarnos a cuestionarnos lo que nuestro sesgo nos impide ver.

Los indignados dieron por hecho la ausencia de empatía del dibujante,  y a partir de ahí construyeron un discurso en el que se arrogaron un derecho inexistente que les autorizaba a cargar con todo y sentenciar quién debía callar.

La Razón ofreció voz y espacio en sus páginas, junto a una disculpa, a aquellas personas y colectivos que quisieron expresar su malestar por el dibujo, pero antes recibió advertencias con  mensajes muy peligrosos. Avisos de represalias, de antorchas.

Parece que hemos olvidado las escenas entre 2005 y 2007, con fuego de fondo, que provocaron las caricaturas de Mahoma o las persecuciones y encarcelamientos de dibujantes en Irán o Túnez, por citar algunos casos al vuelo.

La libertad de expresión puede causar molestias, sobre todo entre los que creen que pueden manejarla a  su antojo. Los viñetistas editoriales siempre andan en la cuerda floja con esos temas que nunca están exentos de polémica, la muerte es uno de ellos. Lo normal es pasar por estos asuntos de puntillas o dejar pasar un tiempo, nadie sabe definir cuánto tiempo con exactitud.

Sea como sea, intentar evitar que se opine es la mecha perfecta para que se enciendan cientos de reacciones en contra. Y así fue, el intento de silenciar una caricatura provocó que se dibujaran más de ochenta, que quedaron en  http://www.todosconalazar.blogspot.com.es/ como alegato a la libertad de expresión.

Si hay que elegir entre antorchas y viñetas, no tengo dudas. Prefiero un millón de caricaturas.


Pencil Testigos y morados El Joneito Enviar a Divoblogger Enviar a Facebook Twitter-tonter-follow Un Meneito

ruedadeprensa

Policías dando  una buena rueda de prensa

Hoy se han llevado unos cordiales gomazos algunos periodistas y fotoperiodistas en Madrid, a falta de chaleco blanco les han regalado uno morado.

Los que han recibido han sido @mmunera@juanramajete ,  @gabrielpec y @phierrecom

El testimonio de este último puede leerse en Menéame:

“A mi me pillaron en la calle Atocha, iba con Raúl, el fotógrafo de la pedrada del sábado, y un mando que siempre es un rebotado empezó cruce de palabras con unos chavales y al final fue a por su grupo y estos chavales empezaron a correr, y nos pusimos a hacer fotos,a Raúl antes de darle la dijeron “a ver qué sacas ahora” y yo le grité “prensa prensa” porque ya le vi que venía porra en mano con las intenciones y mientras me decía que a ver el carnet me mandó el porrazo.”

 

Las fotos de  Eric G.Madroñal muestran los momentos de la agresión a los tres primeros cuando intentaban grabar una detención.

eric-g-madro-3

eric-g-madro-1

eric-g-madro-2

 

Y por aquí los vídeos desde distintas cámaras.

La FAPE se ha pronunciado contra las agresiones y pide que se investiguen.

No es la primera vez que se casca a  un periodista o a un gráfico, muy probablemente tampoco será la última.

Por recordar uno, el de Gorka Ramos el 5 agosto de 2011. Durante una intervención policial   recibió un repasito.  El periodista  fue rodeado  golpeado y detenido mientras trabajaba.  Sin explicaciones oficiales ni detalles.

Aún hay posturas inexplicables intentando quitar hierro al asunto o sugiriendo que se da más importancia a la agresión a un informador que a la de cualquier otro ciudadano.

No son más importantes por ser periodistas, pero añaden un extra.  Si se le endiña a personas que graban y hacen fotos, porque se dedican profesionalmente a eso o simplemente  porque quieran haciendo uso de sus derechos (Art. 20/1), no hay forma de que se pueda ofrecer una versión policial retorcida de que eran radicales blandiendo peligrosas y letales muletas-estoque.

Es una prueba más, y sólida,  de que dan hostias indiscriminadas. Y que lo vistan como quieran. No me extrañaría nada leer mañana que Interior afirma que se trataba de un violento grupo de radicales que disparaban fotos a bocajarro.

Espero impaciente las reacciones del resto de colectivos y profesionales del gremio, son siempre curiosas.

testigos


Pencil Pobreza infantil El Joneito Enviar a Divoblogger Enviar a Facebook Twitter-tonter-follow Un Meneito

pobreza-infantil


Pencil Arde Twitter El Joneito Enviar a Divoblogger Enviar a Facebook Twitter-tonter-follow Un Meneito

280314-arde-tuiter