La complicada relación amorosa entre Ben Garrison y Donald Trump

La complicada relación amorosa entre Ben Garrison y Donald Trump

Podría decirse que el de Garrison ha sido el paso más fugaz de un dibujante por la Casa Blanca, no llegó a pisarla.

El 5 de julio, el viñetista Ben Garrison anunció en su cuenta de Twitter que había sido invitado a la Casa Blanca para participar en una cumbre de medios sociales, (un sarao para hablar de lo mal que los tratan) pero el 10 de julio, tras distintas quejas, entre ellas la de la Liga Antidifamación, se canceló la invitación.

Los motivos no quedan claros, pero se supone que la Casa Blanca simplemente ha optado por evitar polémicas.

La discusión se ha centrado en las ya eternas acusaciones de antisemitismo y el origen de muchas de esas quejas se basan en esta viñeta de 2017, que Mike Cernovich encargó a Garrison para publicar en la página web de su podcast y que la Liga Antidifamación ya criticó por difundir mensajes de «conspiración judía». Garrison siempre negó que hubiera un mensaje antisemita en su crítica contra David Petraeus y H.R. McMaster, Soros y la familia Rothschilds.

La complicada relación amorosa entre Ben Garrison y Donald Trump

Cernovich fue uno de los principales promotores de la absurda teoría de la conspiración bautizada durante la campaña a las presidenciales de 2016 como «Pizzagate» que aseguraba que Hillary Clinton lideraba una red de personas dedicas a la explotación sexual de niños y que llevó a un hombre de Carolina del Norte de 29 años a disparar un rifle de asalto en una pizzería del área de D.C creyendo que en su interior había niños secuestrados.

 



 

Jonathan Greenblatt, responsable de ADL (Liga Antidifamación) pedía abiertamente que se retirara la invitación de Garrison a la cumbre.

«El antisemitismo se normaliza cuando los ejemplos obvios, como las viñetas groseramente antisemitas, se pasan por alto. Así como las viñetas de este tipo no deberían publicarse en ninguna parte, los dibujantes que producen tanto odio no deberían ser invitados a la Casa Blanca. Hacemos un llamamiento a la Casablanca para que rescinda la invitación».

La cumbre también ha sido criticada por reunir a notables creadores y propagadores de noticias falsas de la extrema derecha y al jefe de campaña de Trump para las elecciones de 2020.

Tampoco han faltado los que han señalado la ironía de que la Liga Antidifamación mantenga en su web (captura) una viñeta de Garrison manipulada.

Sería irónico tener que demandar a la «Liga Anti-Difamación» por … difamación. (La ADL señaló el racismo anteriormente cuando convenía a sus aliados). Sin embargo, continúan difamando a Garrison con una viñeta falsa atribuida al dibujante. Retractarse, o ser demandado.

El mismo día, la  ADL añadió una nota bajo la viñeta aclarando que se trataba de una manipulación.

De hecho, en internet siguen rulando montones de viñetas manipuladas contra las que Garrison intentó luchar, sin éxito.

 

 

Incluso alguno relacionó con sarcasmo este asunto con las acusaciones de antisemitismo al NYT que le llevó a eliminar las viñetas de sus páginas y los hay que hasta creen que Trump está censurando ya hasta a sus propias bases.

Anotaciones al margen

Entre el ruido que provoca el cruce de opiniones y acusaciones creo se escapan detalles importantes cargados de curiosas paradojas.

La primera de ellas, al menos para mí, es el uso que hace Garrison de lo que en USA llaman «comissions», que no dejan de ser lo que aquí conocemos como encargos, aunque con algunas pequeñas diferencias. Encargar una viñeta política no es lo mismo que encargar un logo o la caricatura de un personaje.

Cuando alguien encarga una viñeta a un dibujante político, en realidad le está marcando una línea de pensamiento y una opinión concreta que el viñetista debe compartir porque la firmará. Lo justo sería que, en ese caso, ambas firmas aparecieran en la viñeta. No imagino a Garrison aceptando encargos para dibujar viñetas críticas con Trump.

Cada cual es libre de buscarse las habichuelas como quiera y pueda, pero aceptar ilustrar opiniones ajenas por pasta, por muy coincidentes que sean con las propias creo que va en contra de lo que entiendo como el ejercicio de la profesión.

Dicho esto, tampoco creo en ese mantra de que si el humorista no carga contra todos entonces es el bufón de alguien. ¿Quién convirtió esta tontería en una ley sagrada?

Todo autor tiene derecho a posicionarse donde quiera y como quiera, incluso tomando partido. Eso es lo que hace Garrison sin esconderse y al que no le guste puede criticarlo y hasta agarrar un lápiz y dibujar desde otro punto de vista.

Ben Garrison siempre ha dado un tratamiento de adoración a la figura de Trump. En sus viñetas lo eleva a la categoría de superhéroe, lo venera con pasión y lo representa como un icono pop. Lo dibuja musculoso, joven, apuesto, triunfante. Cualquiera de sus viñetas podría ilustrar folletos de su campaña y dejaría a las bellas ilustraciones de las revistas de las sectas a la altura de las de los cuentos infantiles.

Entre defender una posición política e idolatrar a un político hay miles de millones de kilómetros de distancia.

 

 

Incluso ha llegado a soltar viñetas tan bajunas como esta en la que, aprovechando una chufla mierder sobre Michelle Obama, parió una escena que parece cualquier cosa menos una crítica o sátira política. ¿Dónde está el gag aquí?

 

El dibujante es tan fan del presidente que hasta destacaba como un logro que Trump compartiera una de las viñetas publicada en su página.

 

 

Ahora, ese mismo al que ha hecho tanto, y tantas veces, la pelota le ha dado la espalda y cuando el ogro está en casa, hay que que hacer muchos malabares para esconderlo. Ben Garrison no dudó en culpar a todos menos a Trump.

El dibujante quiso decir la última palabra en un comunicado en el que aseguraba que había pactado con la Casa Blanca no hablar del asunto, pero que se vio obligado cuando algunos medios, como la CNN, empezaron a publicar que había sido «desinvitado».

Aún así, confiesa que su «amor» por Trump, o lo que es lo mismo, su animadversión por cualquier cosa en el lado opuesto, sigue intacto.

Ojalá alguien que me mire como Garrison mira a Trump.

 

Exposición de viñetas para rechazar la censura en el NYT

Viñetas new york times

Estas son las dos viñetas que he parido y enviado para colaborar en una acción de protesta colectiva de los humoristas gráficos españoles que está organizando Luis Conde para Reporteros sin Fronteras para expresar rechazo a la decisión del diario The New York Times.

El periódico decidió eliminar las viñetas políticas de su edición internacional a partir del 1 de julio tras disculparse por una viñeta y despachar después a sus dibujantes, en su edición nacional tampoco había ya espacio para el humor gráfico.

Viñetas new york times

Los organizadores de la acción consideran que es una forma de censura y una arbitrariedad que rechazan.

Se recopilarán tanto viñetas ya hechas como aquellas nuevas que los autores quieran aportar.

La exposición, en principio virtual, aunque no descartan llevarla a algún soporte físico, será en septiembre. Si eres humorista gráfico estás a tiempo de participar. Para más detalles, puedes escribir a Florence a esta dirección:  rsf(arroba)rsf-es.org

Y de propina, un par de secuencias del proceso del lápiz analógico y el entintado digital.

 Relacionado: 127 casos en todo el mundo

Crisis eterna

Andalucía pobreza crisis eterna

Viñeta del 7/7/2019 en CTXT 

CCOO advierte en un informe, elaborado por su gabinete económico de Andalucía y basado en la Encuesta de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística correspondiente a 2018 y 2017  que este último año, en lo referente a ingresos anuales y tasa de riesgo de pobreza, casi el 40% de los andaluces tiene ya dificultades para llegar a fin de mes y que el 50% no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos.

Desde el sindicato consideran que «la salida de la crisis olvida a las personas trabajadoras».

Andalucía está entre las cuatro comunidades con menor ingreso medio por persona solo por detrás de Extremadura, Canarias y Murcia, y con una diferencia de 5.464 euros con el País Vasco.

El ingreso medio por persona en Andalucía es de 9.258 euros, frente a los 14.722 euros del País Vasco.

Dicho informe recoge que aunque el ingreso medio anual aumentó en Andalucía hasta los 9.258 euros, sigue siendo un 1,6% inferior al ingreso medio de 2008, mientras la media nacional ha aumentado un 0,8% respecto a ese año.

Descargar informe de CCOO sobre condiciones de vida