La nana del Supremo

Viñeta del 07/11/2018 en CTXT

El pleno del Supremo mantuvo la emoción sobre la decisión acerca de los impuestos de las hipotecas hasta el último momento, ajustando los votos y la hora de soltar los resultados para que parezca una final de Eurovisión Finalmente, por 15 votos contra 13 decidió  que es el cliente el que debe pagar el impuesto.

Se anunció una comparecencia relámpago de Pedro Sánchez en la que se presentó un decreto ley que obligará a los bancos a pagar el impuesto hipotecario y que “nunca más” los españoles tendrán que pagar el tributo de actos jurídicos documentados. Ahora, muchos creen que se nos va a poner el bolsillo de corbata porque los bancos buscarán la forma de clavarlo como sea. Algo que por otro lado han hecho toda la vida sin mucho problema.

Santi Orue abandona TMEO

Santi Orue TMEO cerrajeria

Viñeta de Iñaki Cerrajería, 09/11/2018. El Correo.

Hay distintas formas de interpretar y entender la salida de Santi Orue (Vitoria, 1964) del fanzine TMEO según quién y cómo se cuente.

El autor lo anunció así  (1) – (2)

“Me ‘ botan’  del TMEO. Les deseo lo mejor a la revista”.

 

En El Correo lo llaman “veto” por sus viñetas sobre Podemos, el independentismo catalán y la inmigración.

Santi Orue TMEO

Página compartida por el autor en sus redes sociales

 

En el texto del artículo lo que se lee, entre otras cosas, no es exactamente que lo echan, si no que la deja porque van a empezar a someter sus viñetas a la valoración del consejo de redacción, algo que Orue entiende como una “criba ideológica“. En el artículo también se señala que el carácter de sus chistes “ha causado rechazo explícito” a colaboradores de la revista.

Santi Orue TMEO

Iñaki Cerrajería (Vitoria-Gasteiz, 1957)  también comparte esta teoría y así lo expresa en su viñeta de hoy en El Correo donde es el TMEO  el que se mea sobre Orue como invitación explícita a marcharse,  en su blog del diario también se añade este texto, el mismo con el que se abre el artículo:

“¿Dónde están los límites del humor? Pues depende de cada caso. Para Santi Orue, ya han quedado atrás. Y es que el veterano autor del TMEO ha roto el vínculo con la que ha sido la casa de sus chistes desde 1987. La razón es que ha visto su labor –que durante tres décadas ha ido directamente a la maquetación del número correspondiente de la revista– sometida al veto del comité de redacción”.

 



El consejo de redacción

Definir el TMEO no es fácil, para mí siempre ha sido un fanzine, y así lo considera la mayoría de sus autores porque ha seguido publicando humor salvaje e irreverente, sátira social y política, sexo, rollos escatológicos y otras canalladas propias del fanzineo, pero también se convirtió en un modelo en el que se miraron muchas otras publicaciones de la época y posteriores.

El  TMEO, que en 2017 cumplió 30 años, ha tenido varias formas de organización, en esta publicación bimestral editada por la asociación cultural Ezten Kultur Taldea (creada en 1989) las decisiones se toman de forma asamblearia desde hace más de una década. Los colaboradores no están a sueldo, no se cobra.

Aunque carece de línea editorial al uso y  conserva su punto de caos, existe un consejo de redacción presencial que elige las páginas entre las que se reciben y que está compuesto por todos aquellos colaboradores que puedan acudir el día que se convoca. Podría decirse que se trata de una revista “coral” que se configura con la suma de los estilos de las firmas que van pasando por sus páginas.

Todo el que haya editado un fanzine, colaborado en uno o haya sido lector habitual sabe de sobra que ningún fanzine es una empresa. Y el TMEO tampoco lo es. Para empezar, lo extraordinario, muy extraordinario, es que los fanzines den algún beneficio económico. Lo que cuesta imprimirlos y moverlos sale del bolsillo de los que los hacen y suerte si recuperas un cacho de lo invertido. El TMEO intentó el salto a lo profesional (entiéndase como el circuito comercial tradicional) en 1991. No pudieron aguantar más de un año y palmaron pasta, así que se replegaron de nuevo al modo fanzine.

Además, los fanzines son publicaciones donde lo normal es arrimarse en plan aficionado para ir calentando o simplemente para divertirte dibujando/escribiendo tus historias.

 

 

 Relacionado, 118 casos por todo el mundo.

Dibujantes censura casos problemas
 

Trump, el de los tiros

Viñeta del 04/11/2018 en CTXT

 

“Podría estar en medio de la Quinta Avenida y disparar a alguien y no perdería ni un sólo voto ¿O.K?  Es increíble”.

 

¡Pum, pum y pum! Tres votos más.

Esta reflexión del patán de Trump de enero de 2016, refiriéndose a las encuestas, no fue más que una de tantas macarradas que había soltado y seguiría soltando. Lo peor es que tenía razón.

Para empezar a entenderlo, sirve echar un vistazo a lo sucedido entre dos documentales como “La derecha americana se siente agraviada” (2009) y “En busca de la América real con Alexandra Pelosi” (2018) ambos en  HBO, para descubrir que hay mucha gente que compartiría sin despeinarse esta afirmación y muy probablemente no sólo en su sentido metafórico.

Hace unos días volvió a hablar de disparar, ya sin metáforas. Esta vez afirmó que se dispararía a los migrantes de las distintas caravanas de centroamericanos que se dirigen a la frontera de EEUU, donde se han desplegado unos quince mil soldados de la guardia nacional. Si tiran piedras se les disparará, ya que, según Donald el lenguas, las piedras pasarían a considerarse armas de fuego.

A las pocas horas negó haber dicho lo que todo el mundo escuchó. Total, el alpiste para su parroquia ya estaba lanzado y se lo seguirían comiendo porque la mecha del miedo tiene que seguir ardiendo. La población debe seguir sintiéndose amenazada por una invasión, esta vieja estrategia de propaganda de la extrema derecha para la creación de un imaginario de catástrofe provocada por un enemigo exterior, o no,  sigue funcionando por muchos años que pasen.

La decisión de Trump de movilizar miles de soldados se coló en la campaña de las “midterms” y fue unos de los temas que tocaron los viñetistas estadounidenses durante los días de la polémica.

Entre esas viñetas estaba la de Patrick Chappatte publicada el 1 de noviembre en The New York Times y que cabreó a muchos, pero especialmente a Tucker Carlson, estrella de FOX, que le dedicó un buen tiempo en pantalla.

Lo curioso es que FOX News retiró el vídeo, afortunadamente existe copia de la pataleta en el nunca lo suficientemente reconocido y aplaudido fondo de Archive.org.