Rafael Correa y su obsesión con las viñetas

Precisemos, su obsesión es con las de Bonil. Y es crónica.

Imaginen por un momento que cualquier presidente, de cualquier país, dedicara cada cierto tiempo, dentro de su programa semanal de televisión de tres horas de duración, unos minutos a cargar contra una viñeta, contra su autor y contra el medio que la publica.

Imagine que hasta se edita una sección, con su cabecera correspondiente, para “contestar” a esa viñeta. Imagine también que lanza una arenga a su público animando a la gente a que reclame a su autor si se lo encuentra por la calle.

Pues eso es lo que hace Rafael Correa, el presidente de Ecuador. Y no es la primera vez,  en 2014 ya le llamó “gran mentiroso, un odiador del Gobierno,  disfrazado de caricaturista jocoso” y se refirió al diario como “sicarios de tinta” en su programa y también en Twitter.

Ahora imagine que ese presidente es Rajoy e intente no imaginar el choteo masivo y el montón de viñetas que le caerían encima si hiciera algo así. Sé que es mucho imaginar y que recrear ese supuesto es un recurso fácil, así que volvamos al aún más ridículo terreno de la realidad.

Y es que la historia de amor entre Correa y Bonil va camino de convertirse en un clásico. La desproporción resulta tan ridícula como peligrosa. Más allá de consideraciones sobre las supuestas empatías o antipatías de un viñetista con su gobierno, que un presidente reaccione de esta manera lo deja en muy mal lugar.

En esta ocasión la pataleta de Correa viene motivada por esta viñeta en la que Xabier Bonilla, Bonil, considera que el edificio de Unasur  y otras construcciones como el aeropuerto de Tena son “elefantes blancos”, expresión que se usa generalmente  para definir a proyectos o construcciones de escasa o dudosa utilidad  con respecto a su coste.

bonil27012016

Viñeta de Bonil en el diario El Universo 27/01/2016

“Veamos la caricatura, entre comillas, que en verdad son pasquines, del inefable Bonil…”

Así presenta la viñeta el presidente en el capítulo nº 460 de su programa  para a continuación llamar a la gente a que reclame:

“¿Cómo pueden insultar a los jóvenes más brillantes de nuestra patria?

Ahí está Yachay, mándenle, reclamen, reclamen. Defiendan sus derechos, defiendan su reputación. No puede ser que cualquier malqueriente diga…”

Pero el asunto no queda ahí, tras comentar estos proyectos señalados en la viñeta, añade:

“…pero qué van a entender estos mediocres, estos panfletarios estas cosas, su labor es sólo odiar, confundirnos, robarnos la alegría. Que nos robe todo, menos la esperanza, pero sí a rechazar a tanto mediocre y mentiroso.”

Y pasa a presentar la sección de respuesta, la cantinflada de la semana.

“Es tan ridículo lo que hace este hombre que le hemos preparado la cantinflada de la semana. Adelante. Con el inefable, Bonil.

No sé si es bueno darle tanta importancia, pero sí indigna tanta mala fe ¿no? Vamos…”

Y Correa da paso al vídeo:

 

Después de “la cantinflada de la semana”, Correa desata su particular drama y lanza su arenga en la que llama a los asistentes a reclamar al autor “cuando lo vean por la calle”:

“Hay que saber diferenciar, eso no es humor, eso es un pasquín.

¿Nos están engañando o no nos están engañando?

No puede ser humor el engaño, compañeros. A rechazar esto. A reclamarle a esta gente. Cuando lo vean por la calle reclámenle. Sean honestos, inauguren la decencia. Que no queden en la impunidad estas cosas.

Aquí no debe reaccionar el gobierno, debe reaccionar la ciudadanía. Nos quieren robar nuestra autoestima, nos quieren robar nuestro orgullo, nos quieren robar nuestra esperanza. No hay derecho a eso.”

Rafael correa no distingue sátira, de crítica, de chiste blanco o negro. Tampoco creo que quisiera aunque pudiera.

Y tiene suerte el autor de que en esta ocasión el presidente diga que aquí no debe reaccionar el gobierno, porque ese mismo gobierno , cuando ha “reaccionado”,  ha empaquetado al dibujante, y al medio, en cuatro ocasiones. En alguna de ellas con multa gorda al diario y obligando a ambos publicar disculpas, incluyendo rectificación en formato viñeta (sic).

El círculo se cierra con otra viñeta.

respuesta-bonil

Viñeta de respuesta de Bonil 30/01/2016

Historial de denuncias a Bonil y/o el diario El universo:

naricesRafael Correas VS Bonil

naricesEcuador, nueva denuncia ante Supercom por una viñeta

naricesCuarta denuncia a un medio ante la Supercom a causa de una viñeta de Bonil

Relacionado, 54 casos en otros países.

humor-apuros
 

Unos cuantos chorizos

148-gurusblog-corrupcion

La viñeta de la semana en Gurusblog

Los ventiladores de mierda están a pleno rendimiento, lo normal. A poco de conocerse, confirmarse,  el sucio panorama en el PP de Valencia, el partido ha soltado a algunos de sus marrulleros habituales.

Y no hay novedad, tiran de discurso ensayado. Y es tan absurdo como manido e hipócrita:  todo es cosa de “personas”, no de miembros del PP. Gente que se aprovecha.

Fernández Maíllo, vicesecretario de Organización del PP, en una entrevista sobre la corrupción asegura que “el PP no está investigado ni imputado”. Y añade:

   “ …es exagerado decir que la corrupción afecta a un partido porque en realidad afecta directamente a personas que se han aprovechado del cargo público en beneficio propio”.

No deja pasar la ocasión para decir que la corrupción no sólo afecta al Partido Popular y como es costumbre,  cita los casos de corrupción en Andalucía, en un rotundo y meridiano ejemplo del cansino “y tú más“:

La corrupción no afecta  a un partido o a una persona, si usted mira al sur tenemos otros casos de corrupción cuantitativamente incluso más importantes”.

No olviden esta última frase de Maíllo porque Rafael Hernando se la come con papas sólo unas horas después.

Ahora son sólo unos cuantos chorizos

Para Rafael Hernando, portavoz del PP en el Congreso, ahora los corruptos son sólo unos cuantos chorizos. Ahora ya no cabe el y tú más. El argumento arrojadizo con el que PP y PSOE se han machacado mutuamente durante años como guión fijo ya no le cuadra a Hernando.

Así lo expresa en La noche en 24 horas  (28/01/16) hasta dos veces:

“…y ahora que haya gente que pretenda utilizar un caso de unos chorizos de Valencia o de Andalucía, o de donde sea, para frustrar la posibilidad de un acuerdo y de la formación de un gobierno me parece de una terrible irresponsabilidad”.

“Lo que no tiene sentido es que haya gente que utilice con finalidades políticas para dinamitar entre fuerzas democráticas que somos límpios ¿verdad? estos casos de corrupción de unos cuantos chorizos y sinvergüenzas con el único objetivo de llevar el agua a su molino”.

Golpistas ocupando TVE

Otra de las brillantes ideas de los peperos ha sido azuzar miedos dejando caer que Podemos es un partido de maneras golpistas. Todo ello a raiz de la propuesta sobrada de Podemos de recrear su gobierno con el PSOE otorgándose la vicepresidencia y otras cositas para los colegas.

 

Después, se reafirma y vuelve a hablar de “involucionistas o golpistas” y aprovecha para alertar de que quieren “ocupar” la televisión pública. Curioso alegato cuando RTVE es, por ley, un cortijo petado de comisarios políticos del gobierno, algo que nunca han querido reformar.

 

 

Pero la tontería no ha hecho más que empezar, Jorge Fernández Díaz, Ministro de Interior y Ángeles Aparcaches,  también aporta su poquito de basura y compara a Podemos con el Frente Nacional de Le Pen.

Si a todo eso le sumamos la pataleta de algunos restos arqueológicos, venidos a zombi, del PSOE tenemos garantizada la diversión.

Resulta bochornoso que de repente, los mismos que decían que ese sistema electoral intocable, infalible, sólido y sagrado que nos llevaba a las urnas y era garante de una gran fiesta de la democracia y todas esas gaitas, ahora lo pinten como un peligroso campo de minas en el algunos de los participantes son poco menos que terroristas.

Y todo porque ya no tienen el caramelo de la mayoría aboluta que tan acostumbrados están a chupar. También es penoso que con la de posibles frentes para meter caña a Podemos y PSOE, políticamente hablando, estén instalados en la más macarra de las estrategias. Mientras tanto, las mil nuevas izquierdas de marca blanca bien. Esperando que les ofrezcan alguna conflu por ahí.

Arabia Saudí, dibujante prohibido

abdullah-jaber

Viñeta de Abdullah Jaber de 28/12/15

No termino de entender a fondo esta historia por confusa y porque creo que faltan respuestas a algunas preguntas importantes. Aún así,  he decidido seguirla e incluirla en la lista porque parece que puede tratarse de otro caso de censura, aunque también de autocensura por presiones.

El 28 de diciembre de 2015, el dibujante saudí Abdullah Jaber publicó esta viñeta en la que parodiaba la falta de sentido crítico de los ciudadanos que nunca se cuestionan los mensajes de sus gobernantes. 

Poco tiempo después, algunas personas empezaron a relacionar su desaparición durante diez días de las redes sociales con la posibilidad de que estuviera sufriendo persecución o represión por parte del gobierno de Arabia Saudí a causa de esa viñeta.

Otros llegaron a pensar que podría haber sido secuestrado y comenzaron a preguntarse por su paradero ( #WhereisAbdullahJaber?) , así que empezaron a mover mensajes de apoyo al tiempo que republicaban sus viñetas.

Jaber apareció el 9 de enero  afirmando que estaba bien y haciendo una inquietante declaración. Explicaba su ausencia revelando que las autoridades saudíes habían prohibido, con carácter indefinido, que los periódicos del reino publicaran sus viñetas.

Y aprovechó para pedir que cesaran los rumores que alimentaban otras hipótesis sobre su silencio.También pidió que no se utilizara su caso para atacar al gobierno.

Ahora no queda claro si Abdullah Jaber podrá volver a publicar viñetas en medios de su país.

La noticia provocó que otros caricaturistas árabes hicieran lo que suelen hacer, agarrar sus rotuladores para dibujar solidarizándose con su colega y para protestar contra la censura.

saraqaed

Viñeta de Sara Qaed en solidaridad con Abdullah Jaber

Dudas

la viñeta citada es la que ha circulado como causa de la “suspensión” por tratarse de la última que publicó y tras la que “desapareció” de las redes sociales (léase Twitter), aunque bien podría haber sido por cualquier otra o por el conjunto de su trabajo.

También desconozco qué figura legal permite al gobierno de Arabia Saudí “suspender” a un autor impidiendo que ningún medio pueda publicar sus trabajos.

Esta historia se fue diluyendo y ningún medio internacional la retomó. Se agradecerá toda pista.

Fuentes : BBC  –  CBLDF

Relacionado: 53 casos en otros países.

humor-apuros