eBook 1 Inmigración

libro-jrmora-1

Este es  el primer eBook de una serie de recopilaciones temáticas que estoy preparando. Los próximos números estarán dedicados al trabajo, el periodismo, las armas, internet y algún otro tema aún por determinar.

Además de recopilar viñetas ya publicadas, se han añadido algunas inéditas.

El nº 1 – Inmigración tiene 41 viñetas y se envía en formato PDF de toda la vida.

El primer eBook ya se puede comprar en Paypal desde aquí mismo y el precio es el que tú quieras pagar. Una vez pagado lo enviaré a tu dirección de correo.

*Los suscriptores de Patreon recibirán todos los eBooks gratis.

comprar

  • Por aquí andan los tres números de la colección.

Estereochistes

cuentos-judios

Hace unos días escribía sobre los estereotipos y hoy recordé estas publicaciones firmadas por Jesús Blasco (desconozco si es autor también de los textos) de mediados de los años 30 del siglo XX.

En realidad estos “Cuentos Judíos” son solo un puñado de chistes que pintan a los judíos como personas rácanas, casi todos son de este palo:

chistes1

pan

texto1.gifLeer completo.

De esta misma colección existen otras entregas como “Cuentos Baturros” y supongo que algunos más por el estilo, pero no he podido encontrarlos.

Existe uno de “Cuentos Andaluces” de 1935 donde tampoco faltan los tópicos, aunque en esta ocasión hay algunos más que en el caso de los Cuentos Judíos y mezcla los absurdos con los de maridos gañanes, bebedores, animales y otros asuntos cotidianos. Tienen hasta el acento por escrito.

cuentos-andaluces

andaluces

sircular

acento

texto1.gifLeer completo

Las dos publicaciones las encontré en Comic Book Plus, un sitio que no me canso de recomendar.

Buscando pollas

300309-micropenes-televisionDisculpen la brusquedad en el tono y las palabras empleadas en el título del  post de hoy pero es que es lo que hay.

Es justamente lo que busca la televisión pública canaria para su próximo “pograma” televisivo.

Concretamente hacen un llamamiento a los propietarios de penes pequeñines, micropenes,  para que cuenten con su imagen y  voz “distorcionada” cómo es eso de tenerla pequeña.

Según el anuncio  pagan muy bien, plantéatelo.

En el blog de mi vecino y periodista asilvestrado Fran J. quedó testimonio gráfico del proceso de elaboración de esta viñeta para que los amigos de la televisión pública canaria tengan material de sobra por si quieren hacer un especial making off del asunto pene.

Una pollada de calidad oiga.

El club de la boya

cisterna

Estoy convencido de que tras la publicación de este texto voy a tener que pasar el resto de mi vida escondido, pero  no se puede callar para siempre.

Además un blog es para eso, para destapar escándalos y actos delictivos.

El club de la boya existe y la primera regla del club de la boya es que nadie habla  sobre el club de la boya.

Hoy mientras fregaba los platos, que jamás se acaban, y como sólo se necesita una parte mínima del cerebro para hacerlo, al tiempo que volvía a  escuchar el sonido del jodido chorrillo procedente del cuarto de baño he recapacitado y he llegado a la conclusión de que es el momento de descubrir la trama de los fontaneros.

A lo largo de mi vida en todas las casas en las que he vivido he tenido que soportar todo tipo de fallos en la cisterna del water, de nada ha servido comprar todas las piezas y sustituirlas.

La conspiración de los fontaneros está en su silencio, pensarán que esto es absurdo pero piénselo bien. Un fontanero nunca le explicará cuál es el fallo exacto de su cisterna.

Como mucho le dirá eso tan manido del “nada, esto-es-de-la-boya

bola-anime¿Cómo es posible que un miserable cacho de corcho pueda provocar un martirio y avería permanente de tal magnitud e imposible de solucionar?

Nunca le revelarán el bug secreto, creado por ellos mismos, que hace que todas las cisternas tengan piezas que no encajan (4) como esas varillas (3) que se arquean a su rollo sin posibilidad de domarlas.  O esas juntas (2) y tornillos(1) que se desgastan y deforman a las pocas semanas de cambiarlas por nuevas.

Los fontaneros españoles se reunieron con los fabricantes de cisternas en una ciudad indeterminada de un país asiático a mediados de los 50 y allí sentaron las bases de lo que sería el club de la boya, desde entonces sufrimos goteos, chorrillos, ronquidos guturales de agua con temblores extraños a cualquier hora del día, la noche y madrugada.

Los fabricantes se comprometieron con los fontaneros a producir los componentes de las cisternas comunes de materiales mierdosos, que se degradaran con el agua, la cal y los efluvios del zurullo. Los fontaneros, por su parte, pactaron seguir usando sus recambios y jamás proponer mejoras en los mecanismos con lo que crearon un floreciente mercado en torno a la cortina de humo de la boya, fue el filón de los plasticuchos, juntas y tornillos.

boyita-boyaEn aquella reunión se cerraría además el pacto de silencio que bautizaron con el nombre en clave de:  “esto-es-de-la-boya”

La cisterna que tengo ahora es de las peores, tiene una boya inteligente que seguro tiene programado el tiempo que tardo , tras orinar, en pillar el primer sueño, además ha estado toda el invierno obligándome a levantarme en las noches mas frías.

Y no es un goteo de esos de perforar neurona , no. Se trata de unos retemblores con vibración de aguas subterráneas emergentes acompañado de un ruido hueco y poderoso que te punza las terminaciones nerviosas y te patea todas las zonas erógenas.

Recuerdo una persona anciana que  aseguraba estar convencida de que el gobierno era el que preparaba los accidentes de autobuses de jubilados cuando viajaban a Benidorm con eso del Imserso, que tenía comprados a  los mecánicos que “aserraban” cosas para que se  rompieran a los pocos días con resultado de muerte para unos y de avería para otros para  hacerlos volver a su taller o a tener que ir cualquier otro.

Se puede concluir por tanto en que los mecánicos en secreta complicidad con el Imserso, tuvieron en algún momento  relación y contactos con el club de la boya y adaptaron su modelo de negocio.

Aunque me crié sin tecnología y estoy acostumbrado a fabricar, romper y reconstruir cosas, con las cisternas no ha habido cojones. El bug está tan bien  integrado en el todo que hace funcionar la cisterna que he llegado a la conclusión de que reparar una, para mí, es tan inalcanzable como conseguir tocar un piano y que suene alguna música reconocible.

050309-nacer-crecer-madurar

Ahora he de huir lo más rápido y  lejos que pueda porque enseguida el club de la boya se pondrá en movimiento, ellos siempre tienen  afiladas sus llaves de grifa  y me buscarán  para  darme estopa.

Como estoy seguro de que al final darán comnigo les dejo este informe secreto en custodia porque cuando me encuentren y conviertan en boya ya no lo necesitaré.