Zaldibar, desastre medioambiental

 

Zaldibar, desastre medioambiental

El pasado 14 de febrero, el grupo municipal de Herriaren Eskubidea SQ-2D Elkarrekin Podemos Elorrio presentó en ese municipio una declaración institucional sobre el derrumbe del vertedero de residuos de Zaldibar para su debate y aprobación.

Ahora han tenido a bien usar esta viñeta, publicada originalmente en Patreon, como cartel, y en otros formatos para ilustrar sus acciones. Van a iniciar de una serie de  movilizaciones para informar y concienciar a la población de la gravedad del problema.

Para este grupo, el derrumbe del vertedero de residuos en el municipio de Zaldibar constituye un nuevo episodio de desastre ambiental. Y lo más importante y grave, una pérdida irreparable de vidas humanas. Se trata de una grave afección al medio ambiente de la zona, con potencial contaminante suficiente para afectar a la salud de los habitantes de Zaldibar y municipios colindantes como Ermua o Eibar. Así como a la seguridad del personal que ha trabajado y sigue trabajando en la zona.

Lo sucedido en Zaldibar es consecuencia de la falta de diligencia administrativa de los distintos niveles institucionales implicados. Ninguna de las corporaciones municipales ha mostrado interés en la situación en que se encontraba la escombrera. El Gobierno Vasco, con competencias en la autorización y gestión de vertederos, tampoco atendió lo que estaba ocurriendo con la escombrera. A pesar que desde 2015 ha habido denuncias por vertidos ilegales, permitiendo que la escombrera siguiera en funcionamiento y dispusiera de la Autorización Ambiental Integrada.

Esta formación señala, entre otras cuestiones, la inaceptable siniestralidad laboral y la inseguridad en el trabajo que sufre este país. Esto queda más que demostrado con el hecho de que los efectivos de rescate tuvieran que trabajar durante horas en el lugar del desprendimiento sin haber sido notificados de la presencia de amianto.

 







Post relacionados

Un comentario

  1. Zaldibar, desastre medioambiental Loam 22 febrero 2020

Comentar