en Viñetas

La chorraera de Estepona

Tobogán de estepona

Viñeta del 12/05/2019 en CTXT

El tobogán de Estepona, o chorraera como se le llama por aquí abajo a estas cosas, fue un precioso oasis de humor en medio del tostón electoral.

No hay nada más beneficioso para la salud que una buena catarata de chistes y chuflas sobre gente fostiándose a buen ritmo. Además, me trajo muchos y buenos recuerdos del pueblo y del lugar donde se ubica el invento. Estuve  viviendo en Estepona varios años a mediados de los 90 y durante un tiempo a menos de 300 metros del lugar donde se encuentra instalada la chorrarera.

El tobogán debería incluirse en la versión española de la peli Idiocracia.

Y es que lo tengo claro, no nos extinguiremos por el calentamiento global o una guerra que se cruza con otra que empieza en mal momento o por una tormenta solar, será por una discusión por culpa de un chiste a destiempo o chocando nuestras cabezas contra algo o sobre otras cabezas, pero todo ello mientras nos partimos el ojal muy fuerte.

La estructura  en cuestión parece más un tubo de excreción de escombros humanos que un tobogán urbano, 38 metros de acero inoxidable con una inclinación de 34 grados y un par de buenos curvones para aporrearse la chorla . El respetable tampoco tiene muy claro cómo llamarlo, ahí andan entre atracción para todos los públicos o atajo estratégico despeñante.

Hay que reabrir el tobogán enseguida, la gente debe ser libre para decidir sobre la integridad de sus huesos, es más, habría que levantar un par de tramos más desde el lugar de lanzamiento para ganar en velocidad y permitir a los ciudadanos que puedan tirarse también de cabeza.

Así, a fuerza de golpes de nalga y cráneo, se puede abrir un bujero tan grande y profundo que sirva como necrópolis natural sin necesidad de tener que gastar en una tuneladora. Perforación barata, sostenible y ecológica. Legaríamos un yacimiento con restos suficientes para que generaciones venideras pudieran estudiar el gran Big Bang Hostia de Estepona y, si pueden, superar nuestra gesta.

Necesitamos más diversiones que cuestionen nuestra presencia en el planeta, que nos recuerden la fragilidad del ser humano y que somos el único animal que es consciente durante casi toda su vida de que va a morir.

Gracias, alcalde, por haber favorecido y fomentado la siempre necesaria guasa popular.

 

Comentar

avatar
3000

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.