en Viñetas

Un dibujante y un periodista del diario turco Yeni Asya serán juzgados bajo acusaciones de terrorismo

Un dibujante y un periodista del diario Yeni Asya serán juzgados bajo acusaciones de terrorismo

Viñeta del 19 de octubre de 2016, una de las imágenes que se incluye en el escrito de acusación contra su autor, Ibhim Özdabak.

Esta vez le ha tocado al dibujante Ibrahim Özdabak (1957) y a Kazim Güleçyüz (1959), periodista y jefe de redacción del diario Yeni Asya, que han sido acusados por un fiscal de difundir propaganda terrorista.

Con la lista de personas represaliadas, juzgadas, condenadas y encarceladas en Turquía tras el intento de golpe de estado del 15 de julio de 2016 se podría escribir una enciclopedia de varios tomos, muchas de esas personas son viñetistas.

El presidente de Turquía tiene un largo historial de denuncias contra diarios, revistas y dibujantes, la guerra particular que libra contra las viñetas y su obsesión por denunciar, multar y detener a los autores se remonta a principios de 2000.

 



 

Según publicó Kronos ayer, ambos serán juzgados por cargos de terrorismo por algunas viñetas y mensajes en Twitter. La primera audiencia del juicio se celebrará 2 de mayo en el Tribunal Penal Superior de Estambul número 29.

La reacción de los acusados ha sido rápida y tajante y desde Yeni Asya consideran que se está criminalizando su labor periodística  por lo que «lucharán contra las informaciones difamatorias y distorsionadas» sobre el diario y sus empleados que se han publicado y preparan su defensa legal confiando en ser absueltos.

Además, recalcan que después del 15 de julio, desde el diario Yeni Asya se condenó el golpe con titulares rotundos posicionándose del lado de la ley y la democracia.

Titulares de Yeni Asya durante los días posteriores al golpe fallido de 2016

La acusación  cita tweets de Güleçyüz y viñetas de Özdabak que considera propaganda terrorista.

Los mensajes de  Kazim Güleçyüz en Twitter

Entre los tweets de Güleçyüz que se incluyen en el escrito de acusación, figuran algunos en los que se cuestiona algunas acusaciones a determinados elementos sospechosos de haber participado en el golpe de estado fallido del 15 de julio de 2016, después de que el Partido Justicia y Desarrollo (AKP) lanzara una campaña masiva de represión contra sus críticos.

La Fiscalía los acusaba de vínculos “terroristas” con la cofradía islamista del predicador Fethullah Gülen, considerada grupo terrorista en Turquía después de ser señalada por el gobierno de ser responsable del intento de golpe.

En un tweet, Güleçyüz dice:

«En un intento de golpe de estado que duró horas, los golpistas no hacen nada a las estaciones de televisión del gobierno y les permiten» heroicamente «resistir el golpe».

En otro mensaje matiza:

«Nadie con conciencia puede aceptar que la lucha contra el golpe de estado del 15 de julio se convierta en una masacre de personas inocentes que no tuvieron nada que ver con el golpe o el terrorismo».

 

Las viñetas de Ibrahim Özdabak

En lo que respecta a las viñetas de Özdabak, el gobierno señala dibujos en los que pone el foco en las tragedias que tuvieron que vivir personas comunes y corrientes que fueron acusadas de participar en el intento de golpe de estado.

Özdabak dibujó viñetas donde aparecían bebés y niños separados de sus madres que fueron encarceladas, así como niños que fueron a la cárcel junto con sus madres.

En una de sus viñetas (ver arriba), que se cita en la acusación, Özdabak describe la tragedia de una madre que perdió a sus gemelos en una prisión en la provincia de Sinop, donde fue encarcelada debido a presuntos vínculos con Gülen.

“La mujer embarazada, que está encarcelada, perdió a sus bebés gemelos. Carta de la cárcel al cielo ”, rezaba leyenda de la viñeta.

Galería con algunas de las viñetas de Özdabak publicadas durante 2016

Más de 17.000 mujeres han sido encarceladas por cargos de terrorismo desde el intento de golpe en Turquía, y alrededor de 750 niños están actualmente acompañando a sus madres en prisión.

Como resultado de la represión masiva después del intento de golpe de estado bajo el pretexto de una lucha contra el terrorismo, más de 150.000 funcionarios perdieron sus empleos, más de 50.000 personas fueron encarceladas y varios cientos de miles fueron detenidas e investigadas bajo denuncias de terrorismo.

La represión en Turquía no cesa, las acusaciones de participación en el golpe han abierto la veda de la represión por causas más abstractas y arbitrarias, se persigue, detiene y encarcela a pintores, escritores, periodistas (en 2017 se volvió a batir un récord), intelectuales, cantantes, profesores, viñetistas o a cualquiera que critique al gobierno, incluso estudiantes de secundaria son acusados de insultar al presidente Erdogan. La más mínima crítica es considerada un insulto y han aumentado los casos de personas que denuncian a otras por insultos al presidente, al gobierno o a funcionarios.

 

Relacionado 121 casos en todo el mundo:

humor-apuros

Comentar

avatar
3000

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.