Juegos clásicos



Viñeta del 27/01/2019 en CTXT

Después de que Trump «reconociera» a Juan Guaidó como presidente legítimo de Venezuela, que es algo así como ponerle la espada en el hombro y nombrarlo caballero, el Parlamento Europeo cambia el nombre al país, lo rebautiza como «Europazuela» y vota también a Guaidó como presidente sin más elecciones ni tonterías de esas democráticas que sólo rirven para perder el tiempo y de paso ningunea toda votación anterior.

A miles de kilómetros de distancia los intervencionistas están eufóricos por saberse soberanos para poder tomar decisiones sobre el destino de un país en otro continente. Y es que, independientemente de lo que usted piense sobre la política venezolana, es el único país del mundo sobre el que todo quisque cree tener postestad para intervenir, ordenar, «remodelar« y trapichear. Un comodín de uso común para el enfrentamiento más simplista, interesado y salchichero entre partidos, una bonita paradoja sobre el curioso reparto de las acusaciones de bananismo.



Artículos relacionados

2 Commentarios

  1. jesús G.L 2 febrero 2019
  2. Juanjo 1 febrero 2019

¿Algo que decir?