2
Comentar

avatar
3000
2 Hilo de comentario
0 Hilo de respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más actividad
Hilo de comentarios más popular
1 Autores de los comentarios
Almuerzo para servirleAmorios Autores de comentarios recientes

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nuevos Antiguos Más votados
Almuerzo para servirle
Visitante
Almuerzo para servirle

-es esta la cola del paro?
-si, colita que soy señorita.
-mire, perdone otra vez, cómo me pongo?
-ahí esta bien, pero tiene que sacar número.
-a ver..a ver.., (removiendo los bolsillos), hoy no e traido el bombo, solo llevo algunas bolitas sueltas, crorrosss..corrosss, el CINCUENTA Y SIETE.
-pero que hace.
-no me gusta el numero siete….
-lo siento, la suerte esta echada.
-tan pronto, si es la hora del Almuerzo.
-mire pruebe en la maquinita mejor.
-qué numero le ha dado?
-JO cero treinta y tres.
-yo llevo la JO cero once, y llevo aquí desde muy temprano, y esto de jugar a los barquitos no es lo mio.
H CERO QUINCE, MESA345 (suena)
Un hombre se dirige por los pasillos perdido en un mar de dudas, pregunta puerta a puerta, desapareciendo en la distancia…, vuelve sobre su recorrido, ha perdido su turno.
H CERO DIECISEIS, MESA 467 (vuelve a sonar)

Amorios
Visitante
Amorios

Primer día -tiene fuego -si, por supuesto -gracias Segundo día, veinticuatro horas después -hola!, dame fuego -si, como no -gracias Al tercer día, como la relación no avanzaba, me dispuse a preparar un organigrama, un planning, y un mapa de situación, si ella se sienta allí, yo me siento aquí, siempre intentando no darle relevancia a mi verruga, mientras no llegaba ella, me iraba en el tablet, me peinba y buscaba la posicion más adecuada para crear un ambiente lo más distendido posible, a poder ser sin ninguna mesa de por medio, ella y yo frente a frente sincerandonos, ella pedirá su café, yo pediré el mio mientras el mundo gira sorbo a sorbo, aunque tengo que decirlo también, no me hace mucho caso pues para llamar la atención, muchas veces me veo obligado a tocar con la cucharilla el plato, para llamar su atención, ella se sonrie y yo desde la otra mesa me atuso la barba, eso la hace revolcarse en la silla. -hola, me das fuego. -cogelo! -gracias.(y vuelvo al sitio) Así la relación no avanza, más bien por la fuerza de la costumbre se hace monotona. Cuarto día. -hola!, necesito.. -ya sabes, para otra vez cogelo,… Leer más »