en Viñetas

Revolución

La viñeta del 04/02/2018 en CTXT

Tras el revuelo de la patente de la pulsera de Amazon, la empresa desmintió que pretendieran “rastrear” a sus empleados y matizó que su dispositivo estaba pensado para facilitar la tarea de los trabajadores del almacén. Sale así al paso diciendo que se trata un simple escáner de muñeca.

“La especulación sobre esta patente es errónea. Todos los días, en empresas de todo el mundo, los empleados usan escáneres de mano para verificar el inventario y cumplir con los pedidos. Esta idea, si se implementa en el futuro, mejoraría el proceso para nuestros asociados. Al mover el equipo a las muñecas de los asociados, podríamos liberar sus manos de los escáneres y sus ojos de las pantallas de los ordenadores”.

Estas polémicas, aunque puedan parecer ruido apresurado, tienen su parte positiva. Así se lo piensan, por si tenían en mente añadir algunas funciones díscolas a ese escáner-pulsera.

El Gobierno italiano rechazó enseguida la supuesta idea de que los trabajadores llevaran una pulsera registrando sus movimientos porque va contra la ley.

Ya hay demasiadas nuevas normas de empresa convertidas poco a poco en “nuevas leyes” privadas que ayer nos parecían poco probables, incluso imposibles, y que se han ido normalizando disfrazadas de falsos adelantos tecnológicos, como lo fue en su día la disponibilidad por conexión 24/7 o la dependencia de una aplicación encasquetada en el brazo como estrategia para que corras con todos los gastos de currar haciéndote creer que eres autónomo, libre y emprendedor.

Cuando sea tarde, no bastará con recurrir al placebo de echar una firma en el agujero negro digital de los deseos.

 

1
Comentar

avatar
3000
1 Hilo de comentario
0 Hilo de respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más actividad
Hilo de comentarios más popular
1 Autores de los comentarios
Loam Autores de comentarios recientes
Nuevos Antiguos Más votados
Loam
Visitante

Muy bueno. Efectivamente, realmente y contundentemente:
“Cuando sea tarde, no bastará con recurrir al placebo de echar una firma en el agujero negro digital de los deseos.”