en Viñetas

Cartoonists Shop, una tienda de viñetas

Cartoonists Shop es una página creada bajo WordPress desarrrollada por el viñetista Arifur Rahman, que también es autor de algunos plugins. El sitio empezó a construirse en noviembre de 2016 y abrió el 15 de octubre de 2017.

 

Se trata de un mercado internacional donde cualquier autor puede crear una tienda para vender sus viñetas, ilustraciones, caricaturas o servicios.

El proceso de creación de la tienda es bastante simple y ofrece lo necesario para empezar a subir productos y empezar a vender. Basta un sencillo registro.

 

 

El autor recibe el 70% del precio de lo que venda y creo que puede ser una buena alternativa para tener un punto de venta más.

Se cobra a partir de 50 dólares por PayPal.

También tiene un sistema de referidos con una comisión del 5% sobre las ventas de tus referidos durante seis meses.

 

Los compradores tienen la posibilidad de conseguir cupones de descuento del 10% compartiendo enlaces de los productos en las redes sociales.

 

Arif asegura que pronto habrá una versión en español y aunque su uso en inglés no supone un problema conociendo cuatro palabras habituales, ya me he ofrecido a echar una mano con la traducción.

 

Sobre el autor

Arifur Rahman (Twitter– Web) es un dibujante de Bangladesh exiliado en Noruega. Trabaja como dibujante freelance en periódicos noruegos y estudia 3D y animación. Ha recibido varios premios nacionales y además es el fundador y editor de tOOns MaG, entre otras cosas.

El dibujante vive en Noruega desde 2010 como primer invitado de  ICORN  (International Cities of Refuge Network) una organización independiente que ofrece refugio a los escritores y artistas en situación de riesgo tras ser perseguido, encarcelado y torturado por unas viñetas en 2007.

 

Otros sitios donde vender y/o comprar viñetas

En 2014, después de darle cien vueltas, abrí esta cosa con la idea de que se tratara de un intento de algo parecido a las agencias internacionales de “sindicación” de dibujantes, cosa que por este barrio nuestro a muchos aún les suena a cosa marciana.

Enseguida me di por vencido. Aquí no existe costumbre ni mercado, no hay apenas medios comprando piezas sueltas en distintos sitios, suelen tener sus ilustradores más o menos fijos y los autores “de la casa” no rotan mucho. Además, la crisis de la prensa unida a otras malas costumbres sigue dejando a muchos por el camino.

Algunos dibujantes, una vez han recorrido una determinada cantidad de kilómetros en su carrera y habiendo conseguido cierta popularidad o cotización de su firma, se enfrentan a uno de los problemas más difíciles. ¿Cómo vender? y sobre todo ¿dónde?

Salvo que ya seas un superventas, lo más probable es que tengas que autogestionar todo para buscar, negociar y conseguir posibles trabajos y eso se merienda el tiempo para dibujar.

Sin embargo, en países como EEUU y UK, donde hay una gran cantidad de medios, o tradición sólida de viñeteo editorial,  y por tanto muchos dibujantes a la caza de clientes, son los sindicatos, empresas independientes y agencias de medios los que se reparten la comercialización de las viñetas.

Algunas de estas empresas venden las obras de los dibujantes a editoriales a todo el mundo, visitar las webs de estos sitios puede ser muy útil para hacernos una idea de sus precios y condiciones, ya que se pueden encontrar muchas pistas por si decides  intentar trabajar con ellos o simplemente tener una referencia de cómo respira el mercado editorial del humor gráfico de agencia por ahí.

Cartoon Movement es un caso atípico. No es una agencia. Es una organización sin ánimo de lucro planteada como una comunidad internacional de viñetistas editoriales aficionados a la sátira política. Forma parte de The Video Journalism Movement (Movimiento VJ), una organización dedicada a la promoción del periodismo gráfico y la libertad de prensa.

El Movimiento VJ fue fundado por Arend Jan van den Beld y Thomas Loudon, que trabajaron como periodistas gráficos en Irán y Egipto. The Cartoon Movement fue creado por el viñetista holandés Tjeerd Royaards.

El proceso de elección de las viñetas es por votación de los lectores y con participación puntual del equipo de editores, los bocetos se exponen en la “Newsroom” y son votados durante un periodo de tiempo, cuando una es elegida se le comunica al autor que deberá enviar el dibujo final a 300 ppp con un ancho mínimo de 3.000 px

Pagan un precio único de 75 euros por viñeta, por los derechos de publicación no exclusivos. Para otros proyectos puntuales pagan 100 euros por viñeta (siempre sin compromiso de exclusividad).

El pago se realiza dentro de los 30 días posteriores a la recepción de la factura aprobada. Pagan a través de Paypal o ingreso en cuenta bancaria y por Western Union a ciertos países.

Un ejemplo de agencia de contenidos propios como el que tienen muchos grandes medios. Entre su oferta de material gráfico de autores, de los cuales tienen derechos de explotación, se encuentran las viñetas de cientos de firmas de unos 75 países. En la web se pueden ver en baja resolución y navegar por las galerías de los autores.

Su modalidad de contratación es por suscripción y la cuota depende de la cantidad de lectores del medio donde se quieran publicar, el servicio se  contrata como una “tarifa plana” con acceso 24/7 y con distintos formatos para publicar en una web, una revista o libro, un diario etc.

Veterana agencia/tienda del dibujante estadounidense Daryl Cagle.Dispone de área abierta donde se pueden ver viñetas de actualidad organizadas por galerías temáticas.

Tiene una gran cantidad de viñetas sobre la política de EEUU. Cualquiera puede registrarse en su tienda, seleccionar un tipo de uso y comprar la licencia, se puede pagar con tarjeta o pedir una cuenta de facturación.

Una vez que se completa la compra, las imágenes se pueden descargar en alta resolución y permanecen en la página del cliente para acceder a ellas en cualquier momento. Dispone de otra opción “global

No tiene información pública sobre el criterio de selección de autores y desconozco las condiciones y comisiones en las que se mueven, hace años (bastantes) escribí interesándome y recibí por respuesta un tocho copiado con un texto opinativo, entre sobrado y paternalista, con supuestos consejos bastante manidos para dibujantes “aspirantes”.

El caso de Cartoonstock, empresa creada en 1997 en Inglaterra, es otro ejemplo de catálogo “abierto” ya que puedes consultar sus precios desde su página y todo está explicado muy claro en sus FAQ, representan a una buena cantidad de dibujantes de varios países.

Afirman disponer de unas 500. 000 viñetas humorísticas y políticas e ilustraciones de más de 1.000 dibujantes de todo el mundo.

Publican sus tarifas en cuatro monedas y sus precios también dependen de la tirada y formato de donde se pretendan publicar, así, tienen precios a la pieza pieza para uso en webs, periódicos, libros etc.

Tras el pago se permite la descarga de las piezas en la resolución necesaria para publicación digital, impresión , etc.

Desconozco las condiciones y comisiones para los dibujantes, la única referencia a esto en su página es que se puede solicitar información para unirse escribiendo a hq@cartoonstock.com

Toonpool es una empresa ubicada en Berlín, tiene una parte de comunidad abierta en la que cualquiera puede, tras registrarse, subir sus viñetas, crear galerías y otras cosas. A día de hoy aloja 261.790 ilustraciones de 3.193 artistas de 120 países

Su vertiente comercial, denominada “sección profesional”, ofrece la posibilidad de unirse  a su plataforma autorizando la venta de tus dibujos. Los compradores pueden registrarse en un área llamada  Toon Agent donde se ofrecen los trabajos de los viñetistas asociados. Sólo venden a periodistas, editores, empresas y organizaciones editoriales, aluden para ello problemas con los derechos de autor.

Para adherirse a esa sección profesional y ser representado por “Toon Agent” basta con registrarse en el área pública, subir los dibujos y ofrecerse enviando un correo electrónico a info@toonpool.com.

En su día pedí información y me contaron que había que solicitar el contrato por correo electrónico, imprimir dos copias, firmarlo y devolverlo por correo postal. La duración inicial de ese contrato, cuando lo leí, era de un año y el autor recibía el 60%, aunque estas comisiones variaban si un cliente compraba dos obras de un mismo autor el mismo día, en ese caso recibía el 70% del precio de venta y el 75% de dos piezas en adelante. El pago se recibía cada tres meses.

Modelo de contrato de 2008 (seguro que habrá cambiado, consultar en info@toonpool.com)

 

 

Comentar

avatar
3000

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.