en Viñetas

Incendios

Incendios

Viñeta del 18/10/2017 en CTXT

Siempre que hay un incendio de las proporciones de los de Portugal, Galicia o Asturias recuerdo  la “cadena del error” en aviación, aunque con sus diferencias evidentes hay un denominador común, estas cosas no suceden por una única causa. Eso sería lo fácil. De ser así, ya tendríamos más que solucionado el asuntillo de la prevención.

Y se repiten las mismas declaraciones sobre “terrorismo incendiario“, sólo cambian los personajes. En 2006, Cristina Narbona, ministra de Medio Ambiente del gobierno socialista, también relacionó los incendios de aquellos días con el “terrorismo forestal” y añadió que los principales culpables eran personas despechadas por no haber sido contratadas en los retenes.

Unos y otros se llenan la boca de “terrorismo” pero este terrorismo no se trata ni combate igual que el terrorismo “convencional”.

Es el habitual sacudirse las pulgas para cargar todas las responsabilidades en grupos imposibles de controlar desviando los debates sobre errores a la hora de extinguir los incendios, falta de medios, la relajación/dejaded en los trabajos de prevención y la lucha contra cualquier otra posible causa.

Relacionado: El cártel del fuego I y II por Daniel Toledo

Parados limpiando las cenizas

Viñeta de 2012

Feijóo se dio mucha  prisa para afirmar que el despido de 436 brigadistas, quince días antes de los incendos, no había afectado a la lucha contra el fuego y Rajoy se apresuró en recordarle que los parados pueden limpiar los bosques para evitar incendios. Y así es.

En septiembre de 2012 ya anunciaron a través de un Real Decreto Ley aquello de los parados con “utilidad social” que, para agradecer a papá estado el dinero del desempleo, podrían verse obligados a  hacer labores de limpieza del campo para prevenir incendios, una movida maquillada como “formación”. Ya estaban urdiendo el plan de expropiación de parados, algo que ya se practicaba.

La reforma laboral permitía estas y otras licencias destinadas a consolidar el feudalismo. En Madrid, un trabajador que reciba la prestación puede ser llamado a trabajar para el ayuntamiento y debe aceptar si no quiere arriesgarse a perderla. No quieren que la gente se oxide en su sillón mientras derrocha dinero del tesoro.

Lo llaman “labores sociales”, más concretamente: “obras y servicios de interés general“. Te expropian de cuerpo y alma. Pero además, los capataces de la plantación reciben una subvención de 500 euros por cada animal de tiro al que le coloquen la yunta y 5 euros por cada hora de formación.

El desempleado no será contratado ni dado de alta en la Seguridad Social aunque reciba una remuneración a cambio, lo llaman “complemento” y se desconoce de cuánto se trata, se elimina así la ración de alfalfa y el agua que se venía ofreciendo hasta ahora.

No hace falta ser muy espabilado para ver la cacicada, suena a castigo por no tener trabajo, a orden de alejamiento de cualquier cosa que estés haciendo o intentando hacer para salir del paro para correr a cumplir la condena de trabajos para la comunidad, impuesta por el ejecutivo de los marqueses, latifundio por algunos conocido como España. Y así es como se aligeran los gastos de las administraciones públicas.

Todo por la patria y su marca.

Los negreros lo defienden argumentando que se basan en un decreto aprobado por Felipe González en 1982. Pero estas prácticas se remontan muchos años atrás, siglos.

narices Leer más detalles sobre el asunto en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid. (PDF)

 

Comentar

avatar
3000

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.