en Viñetas

La vaca boba

110613-privilegios-politico

 

Ayer lo contaba El Diario titulando así: El PP paga el alquiler de un piso donde vive González de Pons a una empresa vinculada a la Gürtel

Y ya se veía venir que el recorrido de esta historia no iba a tener sorpresas, al menos de momento. Se ha vuelto a escenificar el guión de emergencia que los partidos tienen para estos casos que, resumiendo mucho, es negar a medias, desviar y finalmente enrevesar con debates periféricos para terminar “cerrando” el asunto con una intervención en la televisión de la casa.

Ayer, Carlos Floriano fue preguntado hasta tres veces sobre este asunto durante una rueda de prensa. Tres veces repitió respuesta ensayada:

El partido popular tiene alquilado este apartamento desde 2008 y él (Pons) lo ocupa“,  dijo Floriano evitando cualquier alusión a Everland S.L. y aquí empieza a morir la pista. El debate ya se había desviado.

El PP paga  1.455 € al mes para que Esteban tenga chabolo en Madrid y González Pons, ya por la noche en RTVE,  cierra el círculo del despiste haciendo gala del cinismo que le caracteriza diciendo que esos otros 1823 € al mes que recibe del Congreso no son dietas, que se trata de una indemnización por ser diputado.

Hay que detenerse aquí un momento, indemnización. El caprichoso diccionario que titula las mamandurrias vuelve a hacer acto de presencia. Bien pudiera parecer que a Pons se le indemniza por sufrir el ejercicio de la función pública, cuando en realidad no es más que otro privilegio en efectivo que siempre termina convirtiéndose en un castigo fiscal al ciudadano.

El resto ya lo saben, basta con culpar a los que los eligieron o con exclamar un “¡todos son iguales!”, y así la pescadilla puede seguir masticándose la cola.

Pero lo más sangrante, sigue siendo el lenguaje, en los detalles está el diablo. Al ser preguntado por este asunto, sin pestañear abrió su defensa con esta porquería:

“A ver, yo tampoco voy a andarme por las ramas, yo voy a ser muy claro. En casi todas las empresas, cuando su personal tiene que desplazarse a trabajar lo normal es que le faciliten algún tipo de vivienda”

Para Pons, España es su empresa privada. Y el ejercicio de la actividad política una ñapa más que tiene gastos asociados que no piensa pagar de su sueldo de lo público.

A partir de ahí construye un discurso que aleja aún más el verdadero fondo de la cuestión y pone de manifiesto que para el pepero, la política es un trabajo, la empresa es el país y la franquicia la tiene ahora en exclusiva el Partido Popular.

Y así se podría justificar el cobro de dos sueldos, tres, paga de beneficios, de Navidad,  horas extra,  Stock Options o jamones. Con ese planteamiento ya cabe cualquier cosa.

Todo político que hace girar sus argumentos sobre la función política comparándolos con los mecanismos de una empresa ya merece patada pública en el culo.

Son personajes como Pons los que alimentan esos movimientos de indignados basados en la  antipolítica y que pillan el todo por un cacho, son estos gestores del trapicheo los que van dejando ese mensaje de que la opacidad sobre el origen y destino de los duros de la financiación de los los partidos, y de lo público, es lo normal.

Pero me pregunto  siete veces ¿Por qué?. ¿Por qué hay que pagarles desde el el alfiler de la corbata hasta las copitas?

Y no, no me sirve otro porque sí.

 

Comentar

1 Comentario on "La vaca boba"

avatar
3000
Ordenar por:   Nuevos | Antiguos | Más votados
Guillermo
Visitante
Guillermo

Exacto, es toda una forma de pensar y de ver las cosas. Todo lo ven como algo susceptible a ser gestionado como un negocio que debe resultar provechoso económicamente. Y ellos, los líderes.
Alabemos al líder.
Lo has explicado de perlas, en su forma de hablar se ve su forma de pensar, aunque cada vez la camuflen más entre argumentos vacíos.

wpDiscuz