en Viñetas

Dos buenas hostias

Dos buenas hostias bien dadas, así es como muchos aún ven las agresiones policiales, por triste e injusto que parezca.

Aunque se cuente ya como chiste popular, los guantazos a mano abierta de la Guardia Civil fueron asunto cotidiano, rutina y realidad aceptada durante años.

Los policías eran unos machotes, rudos de mano ancha, pero te cruzaban la cara por tu bien y porque ” seguro que algo habías hecho” y que podrías habértelo ahorrado “si no hubieras estado allí”.  Y a ver quién era el guapo que denunciaba a un policía.

Eran tiempos de machismos y garrulismos varios, se zurraba a la mujer y no había que intervenir porque eran esas cosas de los matrimonios en las que era mejor no meterse, lo suyo era que lo solucionara cada cual en su casa. Eran tiempos de castigos físicos a los niños en los colegios, en casa también podía caer algún sopapo leve, colleja fuerte o repaso de cinturón.

Pasaron los años y muchos guanteados tuvieron que seguir comiéndose las hostias crudas porque no pudieron demostrar la agresión, la palabra de la autoridad nunca se cuestionaba. Han vuelto aquellas mismas hostias.

En un país civilizado las imágenes que se graban y difunden, y que prueban  la violencia policial, deberían servir para apartar de la policía a los tarados que reparten hostias de manera gratuita.

Los procesos a estos policías violentos deberían ser públicos, como servidores de lo público que son. Aunque en el fondo sigamos siendo, un poco, aquella sociedad que desea que se le devuelvan dos buenas hostias a todo aquel que las dio primero.

Viñeta de Ferreres  del 18 de mayo de 2012 en El Periódico.

 

Comentar

1 Comentario on "Dos buenas hostias"

avatar
3000
Ordenar por:   Nuevos | Antiguos | Más votados
trackback

[…] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Dos buenas hostias   http://www.jrmora.com/blog/2012/05/21/dos-buenas-hostias/  por McLaud_ hace […]

Rodolfo
Visitante
Rodolfo

Ya se sabe, unas buenas hostias dadas a tiempo previenen a otras, “Viva España”

wpDiscuz