en Viñetas

Escepticismo suicida

Se fue otro aniversario, el octavo de los atentados del 11 de marzo,  uno más en el que muchos se ocuparon en  remover  muertos y heridos hacia un lado y hacia otro,  zarandeándolos sin pudor.

Cada vez que recuerdo aquellos días me sorprendo más de cómo una duda creada, un supuesto ambiguo , la especulación por deporte, un escepticismo falso e interesado y la intoxicación desde medios y personajes públicos consiguieron instaurar un argumentario que  ya es todo un clásico  de las coletillas de tertulia de ascensor.

Y todo se reduce a algo así como: «No nos contaron, o escondieron, toda la verdad»

Todo eso sin aludir directamente a nadie o acusando subliminalmente a cualquiera, cuestionando y/o sugiriendo participación de  policías, jueces, o cualquier gremio que se ponga por delante.

La campaña absurda se coronó con aquella frase de Aznar de: «los autores intelectuales del 11-M no están en desiertos remotos», pronunciada tras mantener hasta el aburrimiento, y contra toda evidencia en contra,  la teoría de la autoría de ETA.

 

Se había creado ya una de las teorías conspiranoicas más vergonzosas de la historia de este país, un grupo de personas defendían que oscuros intereses habían orquestado una gran masacre para cambiar un gobierno pero negando toda posibilidad de terrorismo yihadista , un guión brillante de no ser porque el terror fue real.

En este país que da pena y asco, pero que se soporta porque aún da risa, las sentencias judiciales son a  veces sagradas e incuestionables y otras basureadas y escupidas  en función de lo que se juzgue y  quienes sean  los personajes implicados. Los juicios populares no necesitan de pruebas, sólo la simpatía es un atenuante.

Aún hoy, esa coletilla de que esa supuesta verdad  que nadie conoce o ha podido destapar puede demostrar otra verdad construida por conspiranoicos  sigue siendo usada como macabro tirachinas político.

Pero que esta basura calara en determinadas personas y haya permanecido viva hasta hoy es la prueba de esa España radicalizada por la guerra simplista del azul contra el rojo escenificada en blanco y negro.

La herencia analfabeta de eso de  los dos bandos de un país que sigue agonizando mal herido de extremismos y sin valor ni vergüenza para admitirlo.

Para muestra estas palabras de Federico Jiménez Losantos, entonces en la COPE, durante una tertulia con motivo de la sentencia del juicio del 11-M

“Aquello estuvo perfectamente hecho, cronometrado, organizado para llegar a las elecciones, incluyendo la agitprop de los propios medios de comunicación y del principal beneficiario del 11-M, que fue el mismo que llamaba a los medios diciendo que en los trenes había terroristas suicidas y que se llama José Luís Rodríguez Zapatero, sito en Moncloa”

 

4
Comentar

avatar
3000
6 Hilo de comentario
0 Hilo de respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más actividad
Hilo de comentarios más popular
5 Autores de los comentarios
salsa malagaLibiagelogeloEscepticismo suicida (Viñeta J.R. Mora)Mistericidio Autores de comentarios recientes

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nuevos Antiguos Más votados
salsa malaga
Visitante

Y el caso es que caliente, yo me creí lo de la eta.

Libia
Visitante

Hola Juan Ramón pasaba a saludarte! traté de grabar mi voz pero … me daba un poquito de corte! jajaja. Nada excelentes viñetas! un abrazo y gracias!

trackback

[…] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Escepticismo suicida (Viñeta J.R. Mora)   http://www.jrmora.com/blog/2012/03/18/escepticismo-suicida/  por McLaud_ hace […]

gelogelo
Visitante

Precisamente es lo que hacen los pseudoescépticos o excépticos: te hacen creer lo que quieren que pienses, el típico «come y calla».

Antes luchaban para hacer creer a la población que el tabaco no era perjudicial para la salud. Ahora insisten a través de varios blogs que las centrales nucleares son limpias y seguras, que los alimentos transgénicos son el futuro, que los refrescos alimentan tu cerebro, que las ondas wifi no son cancerígenas, que las farmacéuticas son organizaciones humanitarias no lucrativas y que las vacunas de la gripe A sirvieron para algo. Y sin olvidar la falacia más grande de todas que algunos sueltan por aquí: vivir es más peligroso porque te estás oxidando.

Ah, y ni se te ocurra decir que no te vacunas porque son capaces de enviarte a Siberia, si pudieran. No hay peor fanatismo que este.» autor: gelogelo

Mistericidio
Visitante
Mistericidio

Aznar marcó el camino con el palo y la zanahoria.

Maggot
Visitante

El 11M es muy importante, tanto como la vida de cientos de familias. ¿Por qué ha habido tantas irregularidades en algo que debía haber tenido un tratamiento ejemplar?