en Viñetas

Última horda

Descerebrados están imitando a periodistas desde hace años.

Son gente con enfermedades sin diagnosticar. Sus titulares y opiniones maquilladas como noticias nada tienen que ver con información o independencia en el criterio. Son asociaciones rebuscadas capaces de sugerir que existen vínculos entre  Heidi y Al Qaeda.

Son simples escupitajos desde la agonía del quiosco que ya ni salpicaban.

Pero ahora con Tuiter sus directores han encontrado un filón y se acercan para  darles luz a sus zurullos secos para intentar que vuelvan a brillar. Porque tuiter será divertido, útil en ocasiones y con un innegable poder para el eco, pero también es un terreno sembrado para que cualquier trolazo consiga que se hable, y mucho,  de todo aquello que la mayoría repudia.

Y aquí la mayoría caemos, ellos ya lo saben.

Con el crédito de la prensa ya en lo más bajo, arrinconado en la esquina más profunda del vertedero, el tratamiento del movimiento 15M añade más heridas mortales en el gremio de informar.

Estos gazmoños que imitan a periodistas son los intrusos, son los que dejan a verdaderos profesionales en la calle del desprecio.

De los titulares suicidas de estos lunáticos reincidentes que imitan a periodistas no se escuchan muchos debates apasionados en  todos esos congresos y saraos de periodismo.

Y sinceramente, nunca pido ni espero nada, pero me gustaría que todo plumilla o aspirante, a los que tengo por valientes,  que asomara  por aquí se sincerara y dejara su opinión sobre este titular.

(Me refiero al de apertura, no al de las prostitutas… pero si se considera usted un experto del puterío, puede ser un tema alternativo y/o complementario)

No es una broma, tengo verdadera curiosidad de saber qué opinan los periodistas  de esta asociación “distraída” y festiva entre manifestantes y terroristas.

 

9 comments

  1. ffuentes says:

    @ mohorte:

    Insisto, hay peña ahí fuera con ganas de hacer periodismo sin servir de altavoz a los poderes fácticos de turno.

    Entonces no pueden trabajar en un medio como los que has nombrado.

  2. mohorte says:

    Hola.

    Soy periodista, así que me doy por aludido. La portada de La Razón es execrable desde un punto de vista periodístico y además compone un retrato bastante fidedigno de en lo que se ha convertido el periodismo patrio. O al menos una parte del periodismo patrio: pura propaganda al servicio de los partidos políticos.

    Considero que hay cierta generalización en este artículo. Lo considero un error. No todos los periodistas somos (o aspiramos a ser si en algún medio de comunicación se dignan a darnos trabajo) así. Aunque parezca increíble (nos lo hemos ganado) hay gente que aún cree en un periodismo íntegro, honesto y que sirva a la sociedad. Evidentemente no es la clase de periodismo que realizan ABC, La Razón, Intereconomía, La Gaceta o Público (El País y El Mundo se equivocan mucho, han perdido el rumbo recientemente, el primero tiene serios problemas económicos y el segundo un director alunizado, pero en general son lo más salvable).

    Insisto, hay peña ahí fuera con ganas de hacer periodismo sin servir de altavoz a los poderes fácticos de turno. Lejos de radicalismos ideológicos, de opiniones fundamentadas en los cojones de cada cual y desde un punto de visto profesional, informativo, de análisis y honesto con sus lectores. Sucede que este tipo de periodismo no es particularmente consumido en el cómputo general de la sociedad (sí en Internet, posiblemente) por lo que las empresas que dirigen los periódicos y las televisiones lo desechan. Y optan por la basura. Por la venta de periódicos mediante la sensación. Y desperdician a los periodistas que quieren realizar su trabajo sin injerencias. Y contratan a mucha gente que vendería su alma al diablo con tal de vender tres periódicos más.

    Y en estas, el titular de La Razón. Bastante lamentable. La voz de su amo. Los directores de algunos periódicos no dejan de ser eso, en esencia. El periodismo tiene una capacidad bastante asombrosa de promocionar con frecuencia a los meapilas y a los incompetentes sobre la gente útil para la profesión. Así estamos.

    Así que entiendo las veladas críticas a la profesión. Pero eh, queda gente que aún cree en esto y que está dispuesta a hacerlo. No hacen ruido, no tiene posibilidades, no tienen mucha difusión y seguramente cobren mil euros en un periódico en el que su libertad esté bastante coaccionada por la línea editorial. Es un pequeño rayo de esperanza. Quizá cuando el país madure tenga una prensa madura, en un par de décadas.

    Quizá.

    Siemper leo en este blog bastantes palos al periodismo y no quería desaprovechar esta oportunidad para dejar esta reflexión aquí, sirva o no sirva de gran cosa.

    Un saludo.

  3. Lechosidad says:

    Odio a los tipos que en las comisuras de los labios se le acumulan mucosidades blanquecinas de tanto mascullar intolerancia y claro en cuanto tienen oportunidad erupcionan todo su gotele.

  4. rak says:

    Yo, como profesional de la información, o eso llevo intentando quince años, lo único que tengo que decir es QUE NO, QUE NO NOS REPRESENTAN, QUE NO….y lo que me preocupa es la falta de escrúpulos de algunos, que olvidaron hace años, lo es que es la utopía del periodismo…Todo esto pasará factura, y junto al descrédito de la clase política, vendrá la nuestra, y encima, con razón…qué pena…Creo que si aún queda algo de vergüenza profesional, deberíamos unirnos y decir en alto, PERIODISMO REAL YA…

  5. Daniel says:

    Es penoso ver desde el exilio como en España este tipo de prensa se está haciendo más poderosa, con ataques a las libertades sociales, sexuales y culturales y lo peor es que salgan de forma airosa y sin ninguna represalia.
    Es penoso ver desde el exilio el “todo vale”, el insulto gratuito, donde los descerebrados, ladrones y mafiosos son los reyes del mambo y sin que nadie les pare los pies. En otros países estos medios estarían cerrados y sus verdugos no sólo serían obligados a dejar la profesión sino que algunos tendrían que cumplir condena en alguna prisión.
    Lo siento, pero España no sólo está en crisis económica, sino que sufre la peor crisis que puede haber, la de valores.

  6. salsa malaga says:

    No seas tan duro con ellos, pues hacen lo que les mandan, exactamente igual que los mamporreros (los mozos de las cuadras). Léase policías catalanes para los cortitos.

    Tienen hipotecas que pagar, familias que mantener y pocas expectativas de encontrar otro trabajo, así que firman lo que les pongan por delante, y dicen lo que les digan que digan.

    🙁

Deja un comentario

Comentar

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No insistas con el spam. Esto es un blog. No es un tablón de anuncios. El primer comentario nuevo siempre quedará en moderación. Una vez aprobado, el resto de comentarios hechos con el mismo correo se publicarán automáticamente.