en Viñetas

Soy “de Cadi Cadi”

cadi

Cádiz es de esas ciudades que es imposible dejar, porque puedes irte pero por muy lejos que estés sentirás que nunca te has marchado. Y no me ha pasado nada parecido en ninguna de las ciudades en las que he estado.

La cosa se nota más aún cuando en lugar de pasar unos días vives una temporada larga allí.

Porque a Cádiz puedes quitarle la catedral, toda la costa, la bahía entera, la Caleta y el barrio de la Viña al completo que seguirá siendo Cádiz, porque son sus gentes las que hacen del sitio lo que es.

No existe ser humano que haya pasado por aquí y no haya hecho una foto así.

A las pocas horas de llegar ya supe que no era una ciudad cualquiera y esto es algo que hay que respirar, por mucho que lo documentes o intentes explicar no se puede transmitir sólo con un texto.

Soy de los que suelo llegar a cualquier sitio nuevo y los cinco minutos ya quiero quedarme, en Cádiz tuve esa sensación  al primer minuto, a diario y durante meses. Es más, fui más allá. Quise ser de Cadi Cadi, que no es lo mismo que ser de Cádiz, para eso debes haber nacido de las murallas de puerta de Tierra “padentro”.

La caleta Cádiz Pero eso son accidentes geográficos porque en realidad  para ser “de Cadi Cadi” basta con seguir un ritual que consiste en acercarte a la playa de la Caleta y pedirle a un paisano que te sumerja la cabeza en el agua del mar, para completar el bautizo bastará con que te manches la camisa con aceite de pescado en adobo en cualquier freiduría. Y ya está.Una de las frases que más pronuncié los primeros días fue :”¿Qué hora será”?

Después pasó a darme lo mismo, una semana después mi reloj se paró a las 7:30 de la tarde y no me enteré hasta pasados algunos meses. Dicen los supersticiosos que llevar un reloj parado da mala suerte, yo no me lo he quitado para recordar la suerte que tuve de que se parara en Cádiz, aún lo llevo puesto, y eso que es de publicidad de una marca de cerveza.

Nuestra base de operaciones fue un bar que había a dos pasos de nuestra puerta, una máquina de tabaco tuvo la culpa.

Alguna tarde, al volver de la playa hemos parado a comprar unas garrafas de agua en un supermercado y hemos terminando en ese bar comiendo croquetas con gazpacho  con unos  (bastantes) quintillos de cerveza y hemos llegado a casa a las 3 de la madrugada, en chancletas, pantalón corto, de salitre hasta las cejas y paseando la garrafas.

Cualquier paseo por Cádiz es conocer gente y encontrar rincones merecedores de una y cien fotos, puedes cruzarte con más de uno que pasa cantando, nadie parece triste, aún teniendo problemas como todo el mundo. o incluso más.

Basta mirar cualquier esquina, cualquier fachada del centro para  descubrir porqué es la ciudad más antigua de Europa occidental y está hermanada con Cuba. Y sobre todo, conociendo a sus habitantes, entiendes porqué Napoleón tuvo que comerse los mocos en su intento de hacerse con ella. Un catálogo de texturas y colores, callejuelas y plazas, no hay rincón que no te haga mirar.

Hay calles por las que iba en zig zag entrando en cada portal, todos me parecían una localización parauna peli, convertido en turista japonés fotografiando bajantes, buzones, escaleras verdes, paredes desconchadas, losas y baldosas.

Lo que para algunos serían sólo unas casas viejas para mi eran auténticas composiciones para un cuadro.

En julio se organizaba una actividad relacionada con el Carnaval, una ocasión única para vivir el carnaval más puro y popular.

Nos acercamos al centro y bastó preguntar a un paisano  que estaba sentado en una silla en la puerta de un comercio, levantando el brazo nos dió las indicaciones más precisas que cualquier GPS del mercado para poder encontrar el punto de reunión de las agrupaciones.:

“Tó deresho, tó deresho…y al final torsío”

No tenía pérdida. Además de un carrusel se pudieron ver actuaciones  de “ilegales” salpicados por las esquinas, rodeados de visitantes escuchando coplas y romances. La segunda noche ya había mucho más público a la caza y escucha y todos los artistas se mostraron generosos con la peña que pronto bloqueaba la calle para atender a sus letras.

Más allá de la polémica local sobre  botellones, que alguno había, y el debate inevitable de defensores y detractores de esta experiencia (convocada desde Facebook)  de lo que algunos dieron en llamar “carnaval de verano”, el resultado fue positivo para comerciantes, participantes y visitantes.

Tengo que repetir, la calle estaba  viva y la chispa de los juegos de palabras, chistes, músicas y cachondeos varios consiguieron  que todo quisqui lo pasara de puta madre.

Actuación callejera y letra (romancero) “El Naúfrago de Cádiz” de los hermanos Barba (ver en vídeo)

Nadie me preguntó de dónde venía, ni si vine a quedarme o estaba de paso, enseguida hice un buen puñao de lo que ya considero grandes amigos, de esos que sin saber cómo, te parece que siempre lo eran pero sólo faltaba cruzarte con ellos, aunque sepas que es muy probable que sean relaciones de paso. En Cádiz todo es fácil, salvo encontrar un bonobús.

Para cualquiera que se tome la vida con humor, Cádiz es un santuario. La ciudad donde estaré cada vez que pueda, el sitio que consiguió que quisiera ser de allí.

Si un día me pierdo empiecen a buscar en Cádiz, porque soy “de Cadi Cadi”.

Y luego, más allá de lo bonito, las referencias, las raíces y las postales está ese otro Cádiz no tan alegre, que sólo se descubre pisando terreno en estancia prolongada..

Otras fotos, todas hechas con un móvil regulero así que no se puede pedir más calidad, sin orden ni explicaciones, para engordalas, como siempre, basta con un clic.

Y de regalo un politono que puse en el teléfono para avisar de los SMS´s.

En la playa de La Victoria, además de mensajes de megafonía avisando a los bañistas de la hora, van informando de niños que se pierden para que sus padres puedan recuperarlos, quieran o no. 😛

Este archivo de audio está grabado con una voz muy parecida a la que suena en esa megafonía, pero tiene sopresa. Aunque ya es algo antiguo no pude evitar dejarlo aquí para no perderlo.

 

 

Comentar

18 Comentarios on "Soy “de Cadi Cadi”"

avatar
3000
Ordenar por:   Nuevos | Antiguos | Más votados
Campo
Visitante
Campo

Creo que ha habido una confusión. Aludía al comentario de “Anonimous” . Tu artículo me ha parecido del todo acertado y correctísimo y no me atrevería a corregirlo. Felicidades. Saludos

Campo
Visitante
Campo

Anonimous: Me parece bien que expreses tu opinión, tan respetable como todas, pero podrías, al menos, escribir Cádiz correctamente. Un saludo.

Anonimous
Visitante
Anonimous

A mi cadiz no me gusta.Da muy mala impresión de Andalucía porque parece que están todo el día en la calle de carnaval y los gaditanos parece que se sienten obligados a ser graciosos… y la verdad es que la mayoria no lo es.

Un saludo afectuoso.

antoniojezu
Visitante
antoniojezu

Me encantó leerte hablando así de Cádiz. Yo lo vivo a través del prisma de los carnavales y, como chirigotero practicante, lo que desde allí se vierte llena mi espacio de ocio.

AGATA
Visitante
AGATA

SOY ESPAÑOLA Y ME PARECE MARAVILLOSA POR COMPLETA, PERO POR ENCIMA DE TODO SOY GADITANA Y ALGO SERÁ LO QUE TIENE CÁDIZ QUE A NADIE DEJA INDIFERENTE, MI TIERRA ES MARAVILLOSA, DIGAS LO QUE DIGAS@ Andair:

Francesc
Visitante

Hola, creo que debe decirse “CAI”.

Mcallan
Visitante
Mcallan

Desde orillas del EBRO …. Cádiz forever
Y si me pierdo alguna vez …. auún no siendo de Cádiz .. que me busquen por alli ;)))

Diego
Visitante

La verdad es que Cádiz es una ciudad con algo especial. Nada apta para la vida moderna, todo hay que decirlo, pero si eres capaz de prescindir del coche y del reloj es de los mejores sitios para vivir del mundo entero…

Eso sí, cuando estés allí currando y necesites moverte por la ciudad y cumplir horarios, te vas a cagar en Cádiz 40.000 veces.

wpDiscuz