Consultor pirata



Hoy me ha visitado un pirata Somalí, tengo buenos clientes entre las tripulaciones de los barcos de pillaje.

Los piratas de Somalia me caen bien, los veo como unos emprendedores resueltos que han sabido adaptarse a su eterna depresión y han sabido llevar su negocio a un medio tan complicado como el líquido.

Además han  vuelto a «poner en valor» el oficio romántico del pirata,  creo que son los verdaderos actores de la auténtica refundación del capitalismo.

Aunque admito que se pasan un poco con las formas hay que tener en cuenta que franceses, británicos, italianos y estadounidenses se han paseado por Somalia a tocarles los recursos.

Aún así mejorarían su negocio si replantearan su actitud convirtiendo a sus piratas en inspectores de hacienda marítima, a la larga acabarían robando mucho más y mejor ya que frente a sus costas pasan una gran cantidad de barcos.

Imagínese usted sin curro y sin ahorros mientras ve pasar grandes almacenes flotantes de riquezas de todos los colores frente a sus narices, todo el día, todos los días.

En su lugar haría lo mismo, pero se le puede sacar más jugo a los asaltos.

Señores piratas, admito que poneis unas caras de malo que asustan bastante, sobretodo con esas ristras de proyectiles colgadas del pescuezo y empuñando esos kalakas grandes que nada más verlos ya es cagarse de terror.

Porque dinero parece que no tienen pero balas tienen para hacerse collares de esos de darle siete vueltas al cuello.

Tengan en cuenta mi humilde sugerencia, ya tienen el modelo de negocio y les felicito por ello, pero si a todo eso le añaden una carta certificada con el correspondiente sello de hacienda y conteniendo un aviso de inspección amenazando a multa el miedo que pueden sembrar sería de calidad superior.

Pueden tomar como referencia para el estudio el modelo de la agencia tributaria española, aquí Hacienda cobra impuestos al que vende y al que compra, al que va y al que viene, al que alquila y al que arrienda, así que podrían aplicarle un impuesto por abordaje, otro por peaje, otro por desembarco de mercancías a mangar y sus correspondientes recargos por peso resistencia y otros conceptos que pueden bautizar como mejor les parezca.

Pueden cobrar tasas por kilómetros recorridos, litros de agua usados durante su desplazamiento y hasta un impuestito adicional para cubrir las labores de limpieza del vertido de carburante que van dejando en el mar en su ruta.

Y partiendo de estos apuntes básicos se pueden añadir tantos conceptos y cuotas como su imaginación le permita crear, mantenimiento de las olas, recargos por retraso en el pago de rescates, tasas para reposición de metralletas, comisión por hora de negociación para liberación y un largo etcétera de supuestos inventados.

Para petarlo ya del todo pueden gestionar los derechos sobre el agua, los colores de los cascos y cubiertas de los barcos, el diseño de los uniformes de los marineros secuestrados y de la música que ponen a la tripulación, con esto ya les aseguro que no sabrán donde amontonar los billetes que ganarán.

Esto de la crisis/recesión es uno de los momentos económicos más ilusionantes que haya vivido jamás la humanidad, muy pronto se establecerá un nuevo orden mundial.

Sean optimistas.



Artículos relacionados

7 Commentarios

  1. bert 24 noviembre 2008
  2. raquel valls 24 noviembre 2008
  3. Carmen 23 noviembre 2008
  4. JRMora 23 noviembre 2008
  5. bert 23 noviembre 2008
  6. elsanmen 23 noviembre 2008
  7. salsa malaga 22 noviembre 2008
  8. Pingback: meneame.net 22 noviembre 2008
  9. elsusto 22 noviembre 2008
  10. Lo_pez 22 noviembre 2008
  11. Kuruñes 22 noviembre 2008

¿Algo que decir?