Bajo consumo

         

Las bombillas del  comprar ya cuelgan de las calles de muchas ciudades  para anunciar la navidad (fiesta más importante del cristianismo que celebra el nacimiento del langostino)

Aunque usted tenga la sensación de que este año el alumbrado navideño está siendo instalado antes que otros años no es así, tenga en cuenta que la cuesta de enero de 2009 ya comenzó en septiembre de 2008 así que más bien la estrella eléctrica llega bastante tarde.

Este año seguro que se verán ingeniosas soluciones para comercializar productos ajustados a nuestros bolsillos como las gambas de cartón con perfume de marisco o las uvas de corcho verde.

El menú de las comidas navideñas de empresa que no se suspendan estará compuesto de los restos que tiran los supermercados a los contenedores por la noche.

Si eres de los que la navidad les machaca el ánimo y el bolsillo, entenderás el pánico que produce ver ya instaladas en las calles las ristras de luces de navidad.

Ya están ahí colgadas, destelleando con un malicioso mensaje subliminal de  “este año tampoco te escapas

Tengo etendido que hay lugares donde no se celebra este aquelarre comercial, donde sus habitantes pasan de natividades y vírgenes, pastorcillos y dioses y no se lanzan en desesperado abordaje a darle trabajo a los reponedores de las grandes superficies.

Me marcho a la agencia de viajes a reservar un viaje a uno de esos lugares donde no hay que comprar por cojones en festiva y exagerada complicidad antes que me de por sacar el tirachinas y echarme a la calle a cascarle unos buenos chinazos a las lamparitas del demonio.



Post relacionados

6 Comentarios

  1. Carmen 3 noviembre 2008
  2. iván 3 noviembre 2008
  3. Jesus 2 noviembre 2008
  4. Necronomicón.net 2 noviembre 2008
  5. Santiago 2 noviembre 2008
  6. Don Dato 2 noviembre 2008

Comentar