Dímelo en la calle




Traducción catalán por Oriol:

-Diuen queccom de crisi…els hi tornem a parlar de camvi climàtic?
-No, ara parlem-lis sobre el sentit de l’humor

***

Debería darle la razón a ZP que le pide a Rajoy sentido del humor, aunque algunos dicen que lo tiene, pero me parece que en este caso se le ha vuelto a ver el plumero al positivero triunfalista de pastel al “buenas noches y buena suerte”

De todos es conocido el poder del humor, los beneficios de la risoterapia y de lo que alivian las tensiones unas buenas risas, también es de sobra conocido que se puede reir con el bolsillo lleno y también vacío.

Debería darle la razón a ZP, hace años que no asistimos a muchas (ninguna) jornadas de humor inteligente en las sesiones parlamentarias, ni Bibiana, ni Magdalena, ni Solbes han dejado destellos de humor del bueno, más bien copias zafias de pasajes de programas de Benny Hill.

Debería darle la razón a ZP y creer que con todo el sentido del humor que intentamos gastar cada día debería irnos  la vida de puta madre, o más.

Pero no, sacar a relucir el sentido del humor sin chiquitear ni nada para intentar  paliar la úlcera de bolsillos que se agrava ha sido una mala idea, ha sido un tic nervioso del presidente, un mal chiste o puede que otra estrategia chorra del equipo chachi-piruli de guionistas de Pepe Luis.

«Dígalo fuera y verá cómo le pongo en los tribunales»







Post relacionados

  • RayuelaRayuela La viñeta de hoy en Euribor.com.es Zapatero: “No deja de ser una paradoja que como […]
  • El voto idiotaEl voto idiota Hay sensaciones que es difícil convertir en palabras y creo que esta es una de […]
  • Recuperación económicaRecuperación económica Si ayer no se podía culpar al gobierno de la crisis (esa que vino del espacio) ahora […]
  • Reforma de la ConstituciónReforma de la Constitución -¿Cómo se llamaba aquel librito que hicimos? -Si, hombre ese que nos llevamos […]

Un comentario

  1. Jesus G.L 26 septiembre 2008

Comentar

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.