Jauría

WhatsApp Policía Muncipal

Viñeta del 22/11/2017 en CTXT

A unos cuantos policías municipales se les calentó el hocico en un grupo de WhatsApp y soltaron sus ladridos. Algo normal, lo que suele hacer este tipo de cenutrios un día cualquiera.

El resto de la historia ya la conocen, uno de ellos hizo públicos los mensajes y a tres de los de la jauría les retiran la placa y la pipa. El que destapa la cosa recibe amenazas mientras que los sindicatos policiales hablan de que se trata de asuntos privados, filtraciones malintencionadas, libertad de expresión, de que falta el contexto y otras gaitas. Algunos de los escribientes de los mensajes dicen que el tono del chat era “gracioso”.

Cualquiera que se pasee habitualmente por internet sabe que existen estas jaurías agrupadas en foros, cuentas de Twitter o grupos de Facebook y otras comunidades donde firmantes anónimos que dicen pertenecer a cuerpos policiales, o simpatizar con ellos, sueltan sus babas habituales y se revuelcan en su pocilga que ahora pretenden llamar ideología.

No por conocido es menos grave, pero ahora un discurso neocastrojo sostiene que hay que ser tolerante con los mensajes de odio, racismo, xenofobia, machismo así como otros etcéteras de la colección de mierdas nazis, incluyendo invitaciones explícitas a torturar y/o asesinar personas.

Todos los mensajes de los policías denunciados por amenazas.

 

Ramón Esono Ebalé, 67 días en prisión

Esono

El dibujante y activista Ramón Esono Ebalé cumple hoy 40 años y tendrá que celebrar su cumpleaños en una cárcel de Guinea Ecuatorial, considerada de las más duras de África y posiblemente del mundo, donde lleva encerrado 67 días sin que aún haya sido acusado formalmente de los delitos por los que supuestamente fue detenido.

Hoy, socios y amigos de la APIM se han concentrado frente al Ministerio de Asuntos Exteriores en Madrid para pedir su liberación y vuelve a moverse el llamamiento #FreeNSeRamón para la acción en internet.

 

#FreeNSeRamon

Foto: Mario Jodra

Web de la campaña FreeNseRamon donde puedes seguir las noticias sobre el caso de Esono.

Otros casos:

humor-apuros
 

Bankia

Viñeta del 19/11/2017 en CTXT

La Audiencia Nacional imputa a la excúpula de Bankia por presunta estafa a los inversores en la operación de salida a bolsa.

La AN ha reabierto juicio oral a Rodrigo Rato y a otros 34 acusados pertenecientes a la matriz Banco Financiero y de Ahorros, S.A. (BFA) y de la auditora Deloitte por añadir datos falsos en el folleto informativo previo a la salida a bolsa del banco. El juez les imputa delitos de falsedad en las cuentas anuales de la entidad bancaria en 2010 y 2011.

El trapicheo contable de Bankia fue la mayor estafa bancaria de nuestra historia según los peritos del Banco de España que, de una forma u otra, tampoco fue del todo ajeno al expolio.

 

El PP al banquillo por la destrucción de los ordenadores de Bárcenas

Viñeta del 18/11/2017 en CTXT

En septiembre de 2013, cuando Mariano Rajoy fue preguntado por la destrucción de los ordenadores de Bárcenas, la financiación ilegal del PP y sobre si pensaba dimitir, contestó:

“Lo desconozco absolutamente, uno no puede hablar de cosas que desconoce” y  añadió que  “hay cosas que no se pueden demostrar“,  porque en ningún momento ha habido financiación ilegal en el PP.

Rajoy siguió repitiendo entonces que Luis Bárcenas ya no tenía ninguna relación con el PP y que nadie de su partido había sido acusado.

Ahora, la Audiencia Provincial de Madrid  confirma el procesamiento del PP en la causa (que ya reabrió en 2016) por la destrucción de los ordenadores de su ex tesorero, un auto desestima los recursos presentados por la Fiscalía, el partido Popular, su tesorera actual Carmen Navarro, el informático José Manuel Moreno y el abogado del PP, Alberto Durán.

La Audiencia estima que hay indicios suficientes para considerar que los acusados cometieron un presunto  delito de daños informáticos y de encubrimiento.

El PP  defendió en su día que borrar 35 veces el disco duro del ordenador de Bárcenas era un “protocolo internacional”. Darle martillazos, rayarlo y pasar con una apisonadora por encima otras cuarenta veces era lo normal.

Otro caso de esos que se antoja eterno y que muy posiblemente se alargará hasta quedar tan enterrado como los datos del disco del “cabrón”.