Más de seis años sin rastro del dibujante Prageeth Eknaligoda

Eknaligoda

El 7 de de junio, el Gobierno de Sri Lanka aprobó un proyecto de ley que permitiría reconocer a más de 65.000 personas la condición de desaparecidas, la mayoría  durante la guerra civil (1983 – 2009). Por extraño que parezca, hasta ahora, el estado no las reconocía ni como desaparecidas, todas las denuncias quedaron en el limbo del olvido institucional.

Si el Parlamento lo aprueba, la ley contemplará expedir “certificados de ausencia”, que irían acompañados de medidas para cubrir distintas necesidades  de los familiares y poder hacer un seguimiento de investigaciones activas y reactivar casos abandonados o nunca investigados.

Prageeth Eknaligoda, es una más de esas personas desaparecidas. Se trata de un dibujante y periodista que trabajaba para la web Lanka-e-News y otros medios, en Sri Lanka.

Desaparición

Prageeth salió de su trabajo en Colombo la noche del 24 de enero de 2010 , dijo que iba a encontrarse con un viejo amigo antes de volver a casa. Un amigo llamó al teléfono móvil de Prageeth a las 8:30 pm, sólo escuchó un ruido extraño antes de que se cortara. Eso fue lo último que supo de él. Tenía entonces 50 años (1). Faltaban dos días para que se celebraran las elecciones presidenciales en Sri Lanka.

Prageeth estaba trabajando en una investigación sobre el presunto empleo de armas químicas contra civiles por las fuerzas militares de Sri Lanka en la lucha contra los separatistas tamiles.

Unos días antes, el periodista había dicho a un amigo que sospechaba que alguien lo seguía. Uno de sus compañeros contó a Reporteros Sin Fronteras que Prageeth había recibió amenazas por sus textos de análisis políticos. Una semana antes de desaparecer publicó una extensa comparativa de los dos principales candidatos presidenciales en el que se posicionaba a favor del candidato de la oposición.

kichka

Viñeta de Michel Kichka (Israel) en cartooningforpeace.org

Una investigación más profunda se retrasó, pero finalmente apuntó a la posibilidad de que Prageeth hubiera sido  interrogado, torturado  y después asesinado por personal militar en un campamento en Girithale. Una de las posibles causas, un libro que preparaba en el que cuestionaba la reputación de la familia del entonces presidente, Mahinda Rajapakse y en el que lo vinculaba a un caso de fraude financiero junto a algunos de sus allegados.

Ante esta acusación, el expresidente Mahinda Rajapakse negó tener relación con la supuesta muerte del periodista y cargó contra el nuevo gobierno acusándolo de orquestar una venganza política.

En 2015, la policía de Sri Lanka arrestó a cuatro miembros del ejército por su posible vinculación con la desaparición del periodista, estos fueron fueron acusados por otros tres sospechosos.

Maithrpala Sirisena y Ranil Wickremesinghe se comprometieron a reabrir el caso  (Fuente)

Una colección de mentiras

Todo sobre este caso es extraño y ha estado plagado de irregularidades, contradicciones y mentiras.

En principio, cuando su mujer acudió a denunciar tuvo problemas para hacerlo y la acusaron de mentir, llegando a asegurar que su marido estaba escondido en su propia casa.

También aparecieron los inevitables rumores y conspiranoias.Se llegó a decir que Prageeth Eknaligoda no era ni dibujante ni periodista y que no se conocía ningún medio que hubiera publicado sus textos o viñetas. Otros sembraron dudas.  Aunque existían muchas referencias a las que se supone son sus viñetas y a algunos de sus artículos.

Pero más sorprendentes son las declaraciones de destacados políticos. Primero fue un asesor del entonces  presidente de Sri Lanka, Mahinda Rajapaksa, que aseguró a la esposa de Prageeth Eknaligoda, Sandya Priyangani Eknaligoda, que su marido iba a “reaparecer”. Sin más detalles.

Se supone que la policía seguía investigando, pero más tarde se pudo saber que no mostraron ningún interés por encontrar al dibujante, tampoco llegaron a ofrecer ninguna información sólida a la familia.

La historia de la desaparición de Eknaligoda se volvió cada vez más turbia cuando, para esconder las circunstancias de su desaparición, ministros del gobierno y otras figuras relevantes hicieron declaraciones cargadas de contradicciones.

En marzo de 2010 el hermano del presidente, Gotabaya Rajapaksa, afirmó en una entrevista a Daily Mirror que Eknaligoda “había organizado su propia desaparición”.

Asesinato por encargo,  la versión de Dematagoda Chaminda

En Noviembre de 2011, Dematagoda Chaminda, (su nombre real es Sirinayaka Pathiranage Chaminda Ravi Jayanath conocido delincuente de los “bajos fondos” relacionado con las bandas que pugnan por el control del tráfico drogas, declaró al CID que un grupo de personas lideradas por él había arrojado el cuerpo sin vida del periodista Prageeth Eknaligoda en el mar frente a la laguna de Negombo.

Dematagoda Chaminda había sido detenido como sospechoso del asesinato del político Bharata Lakshman Premachandra y otras cuatro personas y se encontraba bajo la custodia del CID.

Demtagoda Chaminda dijo ser hombre de confianza del parlamentario  Duminda Silva también conodico como Kudu Duminda.

Chaminda declaró que no estaba al tanto de la identidad de las personas que habían tirado al mar hasta que el jefe (Duminda) dijo una fiesta en el JAIC Hilton que se trataba de un periodista y que luego supo que la persona muerta era Prageeth Eknaligoda.

Dematagoda Chaminda dijo que los cuerpos habían sido envueltos en sacos de yute y les habían atado bloques de piedra en los pies. También aseguró que el jefe les había dicho que este trabajo era un encargo del “gran jefe” (el Secretario de Defensa) y añadió que quería que se conociera y difundira su relato por si alguien acababa con su vida por sus acusaciones.

La lucha de Sandya

sandya

Sandyha, y sus dos hijos, posan con la foto de Prageeth. Foto:Amnistía Internacional

Sandya Eknaligoda, no ha dejado de buscarlo ni de batallar por esclarecer las causas de la desaparición de su marido, consiguiendo que se involucren varias organizaciones internacionales. Quizá la más activa ha sido Amnistía Internacional, que sigue manteniendo activa la  campaña #whereisprageeth

Justo después de la desaparición,  presentó denuncias y quejas en varias comisarías de policía y más tarde en la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Sandya no encontró mucho apoyo de estas instituciones en un primer momento, más bien hostilidad y desinterés a la hora aceptar y tramitar sus denuncias. Después presentó un hábeas corpus ante el tribunal de apelación y escribió al Presidente y a la esposa del presidente, rogando por la intervención de la primera dama para ayudar a encontrar a Prageeth.

kap-prageeth

Viñeta de KAP en cartooningforpeace.org

Se manifestó a las puertas del parlamento con sus hijos y repartió copias de las apelaciones a los parlamentarios. También acudió al festival literario de Galle y repartió copias de las apelaciones a los escritores y al público asistente. Organizó  numerosas protestas, sentadas y vigilias en Colombo.

sentada-prageeth

Sandya junto a sus hijos y otros manifestantes en enero de 2015

Además trabajó con los amigos de Prageeth y con otras personas interesadas para publicar dos libros con sus artículos y dos ediciones de un libro recopilando sus viñetas.

libro-prageeth

Libros de artículos y viñetas de Prageeth

Al tiempo que continuaba con su pelea para encontrar a su marido,  también se preocupó por los problemas que enfrentan los tamiles, especialmente en el norte del país. (Fuente)

Sandya también buscó la ayuda de la comunidad internacional . Presentó quejas formales ante diversos organismos de la ONU en las que el gobierno de Sri Lanka aceptó ser parte.

Cuando Mohan Peiris, ex Fiscal General, afirmó en la Comisión de la ONU contra la Tortura, que Prageeth estaba viviendo en el extranjero como refugiado, Sandya escribió al Comité para pedir explicaciones.

Sandya promovió entonces  una campaña, decidida a llevar a Peiris a testificar ante la corte de justicia de Sri Lanka. A pesar de la resistencia de las autoridades de Sri Lanka, la persistencia de Sandya consiguió obligar a Moham Peiris a presentarse en los tribunales para revelar lo que sabía.

Pero el gran testimonio que se esperaba no llegó, Peiris se limitó a retractarse de su declaración ante el Comité de la ONU contra la tortura y dijo que no sabía dónde estaba Prageet y que no recordaba quién había dicho que estaba en el exilio (3)

Pero Sandya no abandonó la búsqueda y entregó personalmente una carta a Ban Ki-moon, Secretario General de la ONU, e reunió con el Representante Residente de la ONU en Colombo y  viajó a EE.UU y Europa varias veces para dar conferencias sobre Prageeth, y otros desaparecidos, en Sri Lanka.

Su testimonio en Ginebra durante las sesiones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU el 11 de marzo de 2011 llegó a ser ridiculizado, e incluso desacreditado y criminalizado por un tribunal de Sri Lanka.  Su “crimen”, según un procurador, era que sus esfuerzos por tratar de encontrar a su marido estaban desacreditando al país (sic).

El junio de 2013, Arundhika Fernando, parlamentario del partido Sri Lanka Freedom Party , aseguró en el Parlamento que Eknaligoda estaba viviendo en Francia, que estaba exiliado allí y que tenía contacto con su mujer. (1) , (2)

1000-dias

Protesta de los 1000 días (2012). Foto: DushiYanthini Kanagasabapathipillai

A día hoy,  Sandya sigue en su lucha para encontrar a su marido.

sandya-medios

Sandya atendiendo a los medios en enero de 2016.

Las furgonetas blancas

La isla de Sri Lanka, conocida como Ceilán hasta 1972, fue azotada por una guerra civil que comenzó en 1983 y terminó en  mayo de 2009. En ella se enfrentaron tamiles y cingaleses dejando entre 70.000 y 100.000 muertos, unos 250.000 tamiles refugiados, otros tantos abandonaron la isla y una cantidad indeterminada de personas, algunas cifras hablan de 200.000, lo perdieron todo y/o sufrieron hambruna.

Ya en 2009,  algunos coletivos denunciaron que el gobierno seguía persiguiendo a todos los tamiles de Colombo basándose en que podrían ser una amenaza para la seguridad nacional, de ahí nacen los rumores de las furgonetas blancas.

A día de hoy se sigue hablando de escuadrones de la muerte y de asesinatos y secuestros con furgonetas blancas en las que se hace desaparecer a disidentes y periodistas.

naricesAgradecimientos: a la fotoperiodista DushiYanthini Kanagasabapathipillai por permitir la publicación de una de sus fotografías y a CRNI por facilitar el contacto con Sandya Eknaligoda.

naricesQueda pendiente la publicación de una entrevista por correo a Sandya Eknaligoda que se hizo a finales de junio.

Relacionado: 65 casos en otros países

humor-apuros

Derechos humanos

Viñeta del 22/10/2013 que parece haber sido hecha para un día como hoy.

El viceprimer ministro turco, Numan Kurtulmus, ha anunciado la suspensión temporal de la Convención Europea de Derechos Humanos durante el estado de emergencia que comenzó hoy en Turquía y que podría ser de 40 ó 50 días. A saber.

Esto de los derechos es algo tan intangible, relativo y reinterpetable, que puede suspenderse y dejar a cualquier persona despojada de la condición de humano con derechos para pasar a ser sólo una cosa de carne administrada por el Estado.

ban-ebooks