Autónomos

Autónomos

Autónomos recibiendo las primeras ideas

viñeta del 11/11/2018 en CTXT

Este debate no es nuevo. Tres de cada cuatro autónomos están cotizando por debajo de sus ingresos. No se entiende que un autónomo que no llega al SMI, se estima que más de 300.000 no ganan esa cantidad, pague la misma cotización que otro que gana un saco de miles.

Magdalena Valerio, ministra de trabajo, planteó en julio un arreglo fiscal para que, entre otras cosas, los autónomos paguen por sus ingresos reales y lo defendió así:

“No es razonable que un autónomo que tenga unos ingresos de 150 euros al mes tenga que pagar una cuota de 300 euros”.

 

Me lo creeré cuando lo vea.

 



Y es que los titulares bonitos ya estaban vendidos y publicados, pero a efectos prácticos no había nasti de plasti salvo palabras. Y más subidas.

En agosto la cuota del autónomo  subió 3,86 euros para los que cotizamos por la base mínima, 46, 32 euritos más al año, subida que nos encalomaron con la aprobación de los Presupuestos Generales de Estado.

 

 

Encima había que llorar con un ojo porque aquella subida del 1,4 % era menor a la del año pasado, que fue de un 3%.

En octubre supimos que el Gobierno propuso subir la cuota de los autónomos en 2019 y retrasar la reforma de la cotización a 2020. Y como es normal, crecieron mis ganas de mandarlos a todos a la mierda.

Otra vez a esperar una reforma para la cotización según los ingresos.

Ya en noviembre llegó el regalo final , Trabajo propone ahora subir la cuota mínima de los autónomos alrededor de 20 euros al mes. El sablazo pasaría de 278  a 300 al mes.

Magdalena Valerio propone elevar su base mínima de cotización lo mismo que suba la inflación interanual de noviembre y, al tiempo, aumentar los tipos de cotización 1,6 puntos hasta el 31,4% , “a sabiendas que se solicita un esfuerzo al colectivo“. ¿A qué me suena ese discurso?

La ministra volvió a decir que los autónomos que cobren por debajo del salario mínimo  “no van a seguir pagando 300 euros al mes”, pero se desconoce cuánto pagarán y según qué, ni cualo ni cuándo. Ya saben, que van a estudiar el asunto y van a hacer propuestas y blablabla.

Cómo se tratará a aquellos que cobran menos del SMI y a los que incluso facturan menos de 300 euros al mes sigue siendo una incógnita. Es probable que le parezca un pensamiento excesivamente pesimista, pero me huelo que nos vamos a comer otra vez lo que se comió clavijo a base de retrasos y rodeos. Ojalá me equivoque.

 

El fanático

Manuel Murillo Sánchez francotirador fanático

Viñeta del 10/11/2018 en CTXT

La historia del tipo de Terrassa que dijo en guasap que quería matar a Pedro Sánchez cuando se enteró de la posible exhumación del del culo blanco y que tenía un cerro de armas, algunas ilegales, en su casa y otras cuantas en su coche, bien podría haber sido un guión guapo para una peli casposa de serie B española. La fiscalía dijo que desconocía el caso del llamado francotirador, luego se retractó y admitió que sí.

Las declaraciones del hombre, sin antecedentes e hijo del último alcalde franquista de Rubí, son un cuadro. Afirma que todo lo dijo estando muy pedo y para quedar de patriota delante de una chica, que resutó ser alguien de VOX y además la persona que le contó a la policía la cosa e hizo que el sujeto terminara en la cárcel.

Más allá de los distintos análisis sobre si se le debe considerar o no un terrorista, las discusiones  sobre el tipo de armas, sobre cuántas podían matar a no sé cuántos metros, las manipuladas, las ilegales, las de pasteleo y sobre si tenía intención real y capacidad para matar al presidente, o no, me resultó preocupante la cantidad de munición que acumulaba, no tanto la real como la ideológica con la que había estado alimentando y engordando su fanatismo.

 

La nana del Supremo

Viñeta del 07/11/2018 en CTXT

El pleno del Supremo mantuvo la emoción sobre la decisión acerca de los impuestos de las hipotecas hasta el último momento, ajustando los votos y la hora de soltar los resultados para que parezca una final de Eurovisión Finalmente, por 15 votos contra 13 decidió  que es el cliente el que debe pagar el impuesto.

Se anunció una comparecencia relámpago de Pedro Sánchez en la que se presentó un decreto ley que obligará a los bancos a pagar el impuesto hipotecario y que “nunca más” los españoles tendrán que pagar el tributo de actos jurídicos documentados. Ahora, muchos creen que se nos va a poner el bolsillo de corbata porque los bancos buscarán la forma de clavarlo como sea. Algo que por otro lado han hecho toda la vida sin mucho problema.

Santi Orue abandona TMEO

Santi Orue TMEO cerrajeria

Viñeta de Iñaki Cerrajería, 09/11/2018. El Correo.

Hay distintas formas de interpretar y entender la salida de Santi Orue (Vitoria, 1964) del fanzine TMEO según quién y cómo se cuente.

El autor lo anunció así  (1) – (2)

“Me ‘ botan’  del TMEO. Les deseo lo mejor a la revista”.

 

En El Correo lo llaman “veto” por sus viñetas sobre Podemos, el independentismo catalán y la inmigración.

Santi Orue TMEO

Página compartida por el autor en sus redes sociales

 

En el texto del artículo lo que se lee, entre otras cosas, no es exactamente que lo echan, si no que la deja porque van a empezar a someter sus viñetas a la valoración del consejo de redacción, algo que Orue entiende como una “criba ideológica“. En el artículo también se señala que el carácter de sus chistes “ha causado rechazo explícito” a colaboradores de la revista.

Santi Orue TMEO

Iñaki Cerrajería (Vitoria-Gasteiz, 1957)  también comparte esta teoría y así lo expresa en su viñeta de hoy en El Correo donde es el TMEO  el que se mea sobre Orue como invitación explícita a marcharse,  en su blog del diario también se añade este texto, el mismo con el que se abre el artículo:

“¿Dónde están los límites del humor? Pues depende de cada caso. Para Santi Orue, ya han quedado atrás. Y es que el veterano autor del TMEO ha roto el vínculo con la que ha sido la casa de sus chistes desde 1987. La razón es que ha visto su labor –que durante tres décadas ha ido directamente a la maquetación del número correspondiente de la revista– sometida al veto del comité de redacción”.

 



El consejo de redacción

Definir el TMEO no es fácil, para mí siempre ha sido un fanzine, y así lo considera la mayoría de sus autores porque ha seguido publicando humor salvaje e irreverente, sátira social y política, sexo, rollos escatológicos y otras canalladas propias del fanzineo, pero también se convirtió en un modelo en el que se miraron muchas otras publicaciones de la época y posteriores.

El  TMEO, que en 2017 cumplió 30 años, ha tenido varias formas de organización, en esta publicación bimestral editada por la asociación cultural Ezten Kultur Taldea (creada en 1989) las decisiones se toman de forma asamblearia desde hace más de una década. Los colaboradores no están a sueldo, no se cobra.

Aunque carece de línea editorial al uso y  conserva su punto de caos, existe un consejo de redacción presencial que elige las páginas entre las que se reciben y que está compuesto por todos aquellos colaboradores que puedan acudir el día que se convoca. Podría decirse que se trata de una revista “coral” que se configura con la suma de los estilos de las firmas que van pasando por sus páginas.

Todo el que haya editado un fanzine, colaborado en uno o haya sido lector habitual sabe de sobra que ningún fanzine es una empresa. Y el TMEO tampoco lo es. Para empezar, lo extraordinario, muy extraordinario, es que los fanzines den algún beneficio económico. Lo que cuesta imprimirlos y moverlos sale del bolsillo de los que los hacen y suerte si recuperas un cacho de lo invertido. El TMEO intentó el salto a lo profesional (entiéndase como el circuito comercial tradicional) en 1991. No pudieron aguantar más de un año y palmaron pasta, así que se replegaron de nuevo al modo fanzine.

Además, los fanzines son publicaciones donde lo normal es arrimarse en plan aficionado para ir calentando o simplemente para divertirte dibujando/escribiendo tus historias.

 

 

 Relacionado, 118 casos por todo el mundo.

Dibujantes censura casos problemas