Pancratium Maritimun

67-ctxt-flor-extincion

La viñeta del sábado en CTXT

Cada semana, desde enero,  hago un par de viñetas para CTXT sobre medios, periodismo y gaitas relacionadas. A veces debo rebuscar temas más a fondo durante la semana  o tengo estirar algunos.

Pero hay semanas que los medios humorísticos habituales los sirven hechos. Estos días La Razón quiso hurgar en las vacaciones de Carmena en Cádiz y terminó liado con una flor supuestamente protegida y en peligro de extinción que, según este medio satírico, había sido asesinada y secuestrada por la alcaldesa de Madrid.

La junta de Andalucía negó que la flor estuviera en peligro de extinción.

El Pancratium Maritimun acabó en las páginas del Panfletum  Terrestum, contagiando a otros medios y creándose la tradicional bola de metaperiodismo de naderías.

Y así, entre Tontolar y tontería va pasando el verano.

 

Animales racionales

124-gurusblog-muertos-encierros

La viñeta de semana en Gurusblog

En lo que va de año los encierros se han llevado por delante a 11 personas y los heridos se cuentan por miles.

Cuando aparecen los vídeos de los destripados por toros y vaquillas en sitios como Liveleak, lo más suave que se lee en los comentarios para calificar a los participantes es “morons”. Es decir, idiotas, retrasados… Y poco me parece.

Siempre me ha parecido irracional que se permita a cualquier paisano pasear sus órganos vitales ante los cuernos de un toro. Y algunos lo hacen aunque estén en baja forma, con los reflejos mermados por exceso de carajillos, medio cojo o con botas camperas.

Como también me parece irracional que se haya normalizado la exposición de las masacres, para terminar viendo los cuerpos rebotando contra la pared y el suelo, pisoteados y tajados como si de la repetición de un gol se tratara.

Y me parece aún más irracional que se haya legalizado el derecho al suicidio por imprudencia con la excusa de un jolgorio tradicional. Toda actividad en la vía pública que supone riesgo para la vida o la integridad física de los que la practican o de los que están cerca suele impedirse. Y si está regulada no la puede practicar cualquiera. Y de ser así, se reviste de fuertes medidas de seguridad para impedir accidentes.

Y si tiene la intención de cuñadear, cuando se incorporen a los cuerpos de los tarugos  las mismas medidas de seguridad que se añaden a los coches de competición, por citar un deporte,  vuelva y lo compara con otros deportes de riesgo. O mejor olvídelo, porque tampoco considero los encierros un deporte.

Me resulta imposible ver las muertes en los encierros como accidentes. Es una bacanal de la inseguridad tolerada. La lógica debería imponerse y evitar la tortura y  muerte de personas y animales de manera tan absurda y gratuita debería ser la norma.

No imagino lo incómodo y contradictorio que debe resultar para los profesionales de esos colectivos que velan por la vida, la seguridad y la salud de la población asistiendo pasivos a la espera de que salte la sangre de alguien que anda haciendo el vaina delante de un bicho que puede arrancarle la cabeza con un estornudo.

Y es que soy de esos tontos que sigue sintiendo algo muy chungo cuando veo morir de una forma tan violenta y absurda a personas y animales, porque se supone que una sociedad civilizada no debería hacer distingos y debería intentar evitar también  la muerte de los descerebrados temerarios. Por mucho que hayan decidido celebrar un sarao patronal imponiendo un derecho inventado a riesgo de dejarse las tripas desparramadas por la calzada como parte inseparable del espectáculo.

Y si aún así, insisten en inmolarse por diversión al menos no nos quedará esa sensación chusca de que lo fomentamos y apoyamos como algo cotidiano, festivo y mucho menos racional.